laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 18 / 25 || Mañana 16 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«La píldora postcoital es más inocua que una aspirina, no es una bomba»

EZEQUIEL PÉREZ CAMPOS

«La píldora postcoital es más inocua que una aspirina, no es una bomba»

«Lo ideal es que una joven de 16 años cuente con sus padres al interrumpir su embarazo, pero por confianza y no por imposición»

09.11.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El ginecólogo ilicitano Ezequiel Pérez Campos, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de Requena, evalúa, uno a uno, los temas que más ampollas han levantado en relación a las últimas medidas legales adoptadas en referencia a la contracepción. Defensor desde hace años de una ley de plazos para regular la interrupción voluntaria de embarazos (IVE), analiza también el estado de la educación sexual en España y la polémica libre dispensación de la píldora postcoital.
-¿Qué opina la SEC de la puesta en marcha de la ley de plazos para las interrupciones voluntarias de embarazos?
-En líneas generales, consideramos positivo el nuevo proyecto de ley. La ley actual es poco clara y el supuesto establecido de IVE por peligro para la salud psicológica de la madre se ha convertido en un coladero que permite que se practiquen muchas interrupciones que no se deberían haber hecho. Además, ha dado lugar a persecuciones implacables de profesionales e incluso de mujeres. Una ley de plazos nos acerca más a la legislación europea y es más justa, clara y concisa. Una IVE no es un plato de buen gusto para nadie y cada mujer tiene derecho a hacer lo que le dicte su conciencia.
-¿Están de acuerdo con los plazos establecidos, es decir, 14 semanas sin supuestos y 22 con supuestos?
-Creemos que son los adecuados. Catorce meses es tiempo suficiente para que una mujer sepa que está embarazada y medite su decisión sobre un tema tan serio.
-¿Cree que la nueva ley permitirá incrementar el porcentaje de IVE en hospitales públicos?
-La nueva ley, por sí sola, no va a conseguirlo, porque también en la actual se establece la IVE como una prestación de la sanidad pública y muchas veces no se cumple. Habría que desarrollar una normativa paralela al respecto en colaboración con las autonomías.
-¿Es positivo eliminar, como se pretende, la pena de cárcel para las mujeres que interrumpan su embarazo fuera de plazo?
-Es positivo que deje de criminalizarse a la mujer por interrumpir su embarazo. Incluso en los casos en los que lo interrumpa fuera del plazo establecido, la responsabilidad de hacer cumplir la ley es del servicio sanitario. La mujer puede verse abocada a incumplirla por situaciones muy complejas.
-Uno de los puntos más polémico es el referente a la IVE en mujeres de 16 y 17 años sin permiso de sus tutores legales. ¿Están preparadas a esa edad para asumir esta responsabilidad? ¿No cree que los padres deberían, al menos, estar informados?
-Establecer el límite para la mayoría de edad médica es un tema complejo. En estos momentos, este límite está establecido en los 16 años, salvo en el supuesto, precisamente, de una IVE, los ensayos clínicos y los trasplantes. Una mujer de 16 años tiene un desarrollo sexual suficiente y capacidad de decidir lo que desea hacer. Por supuesto, que interrumpa su embarazo sin contar con sus padres no es lo ideal, pero hay que tener en cuenta que hay situaciones familiares muy complejas o desestructuradas. A mí, como padre, no me gustaría que mi hija interrumpiese su embarazo sin contármelo, pero tampoco que me lo contase por imposición legal, sino por tener un clima de confianza y poder apoyarla. La confianza de un hijo no se gana a los 16 años y no se consigue con imposiciones.
-Hablemos de la píldora postcoital, que ya se vende en farmacias sin receta. ¿Opina que esta mayor libertad para adquirirla es positiva o negativa?
-Llevábamos años reclamando la libre dispensación de la píldora postcoital. El problema que existía hasta ahora es que había una gran diferencia entre las autonomías. Algunas la dispensaban libremente en los servicios de urgencia y otras, como la Comunidad Valenciana, podían darse casos de jóvenes que llegasen un viernes al centro de salud, le dijesen que no era una urgencia y la emplazasen a ir el lunes al centro de planificación familiar, lo que reducía claramente el porcentaje de efectividad. Además, el filtro médico suponía a veces también un juicio moral. Es decir, se suponía que, a la vez que la receta, se le tenía que dar a la joven una charla y yo creo que ese no es el momento para hacerlo, igual que cuando un fumador o un obeso llegan a urgencias por un infarto no se les da una charla sobre por qué fuman o por qué no han cuidado su dieta.
-¿Cree que tendrá un papel fundamental para evitar el ascenso de embarazos no deseados en jóvenes?
-Tanto la Organización Mundial de la Salud como la Agencia Española del Medicamento recomiendan su libre dispensación porque están comprobados sus efectos para la reducción de embarazos no deseados.
-Se ha hablado mucho de sus efectos secundarios ¿Cuáles son?
-Es importante dejar claro que no perjudica la salud de la mujer, no supone ningún riesgo, no es una bomba hormonal como se ha dicho, en declaraciones a veces muy intencionadas. Tiene pocos efectos secundarios, ninguno grave, y se autolimitan en el tiempo. Puede provocar desarreglos temporales en la menstruación, algún mareo puntual, pero no es cierto que su uso aumente las probabilidades de padecer quistes o determinados tipos de cáncer. Defendemos que se venda sin receta médica porque es más inocua que una aspirina. Como digo, la OMS, que no suele ir por ahí matando a la gente, ha recomendado su libre dispensación.
-¿Existe el riesgo de que los jóvenes o también los mayores la utilicen como único anticonceptivo. ¿Podría aumentar el riesgo de enfermedades de transmisión sexual?
-Estas afirmaciones no tienen ninguna base científica, como las de los efectos secundarios. Es más, en los países en los que ya se dispensa libremente se ha demostrado que no ha supuesto un incremento de las infecciones de transmisión sexual ni una reducción de otro tipo de anticonceptivos. Además, los jóvenes no son, por definición, tan irresponsables como creemos.
-¿Puede un farmacéutico negarse a dispensarla?
-No debería, porque la objeción de conciencia no está establecida para métodos anticonceptivos, y éste lo es, no es abortivo. No hay lugar para ella porque sería incumplir la ley.
-¿Cuál es el nivel de la educación sexual que se ofrece en España en estos momentos?
-Es deficiente. Los jóvenes tienen mucha información y poca formación. La educación sexual debería incluirse en la enseñanza reglada como las matemáticas. Además, la televisión y otros foros ofrecen una imagen de la sexualidad desvirtuada. Hay que tomarse en serio la educación sobre la sexualidad y la afectividad porque es mucho más importante que una ley.
En Tuenti
«La píldora postcoital es más inocua que una aspirina, no es una bomba»
Ezequiel Pérez, en su despacho. / CM



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA