Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Provincia

de momento no es necesaria la evacuación

El incendio que desde ayer permanece activo en la localidad alicantina de la Vall d'Alcalà con dos frentes se ha acercado a diferentes poblaciones, aunque no ha llegado a ser necesaria la evacuación.

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El incendio que desde ayer permanece activo en la localidad alicantina de la Vall d'Alcalà con dos frentes se ha acercado a diferentes poblaciones, aunque no ha llegado a ser necesaria la evacuación. Además, aunque "hay mucho perímetro de fuego, de momento, no hace aire, lo que facilita que se pueda refrescar la zona, según informó hoy en un comunicado el Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante .
Así, durante la mañana se encuentran un total de 90 efectivos, con 21 vehículos de bomberos de toda la provincia de Alicante , las Brigadas Rurales de Emergencia de Lorcha, Planes y Alcoi y las Autobombas de Benissa y Planes. Además, a partir de las 11.00 horas está previsto que se incorporen nuevas brigadas al incendio, junto a tres capataces coordinadores.
En las labores de extinción colaboran también efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, y los siguientes medios aéreos: cinco helicópteros y dos air tractor de Alicante , dos helicópteros y tres air tractor de Valencia, y un Kamof de Murcia.
Por su parte, los servicios de emergencia de la Generalitat han ordenado desde primera hora de la mañana la reincorporación de un total de 13 medios aéreos y 150 efectivos terrestres a las labores de extinción, según informaron fuentes del centro de coordinación de emergencias.
Desastre
Altas temperaturas, fuerte viento de Poniente, y supuestamente, una grave imprudencia. Esta mezcla explosiva originó ayer un virulento incendio forestal en el interior de la Marina Alta que acabó en desastre ecológico y con el último pulmón verde de la comarca. Anoche, al menos 200 hectáreas de monte, pinadas y cultivos, habían ardido en pocas horas entre los términos municipales de Vall d'Alcalà y Vall de Gallinera y las llamas continuaban su camino sin control.
Según indicaron fuentes municipales, las llamas se originaron poco antes de las tres de la tarde en una cuneta junto a un campo de olivos de la zona conocida como La Solana, entre Alcalà y Margarida. Desde el primer momento se sospechó de una descontrolada quema de rastrojos, práctica terminantemente vetada en verano.
El humo alertó a los vecinos, que llamaron al 112 y de inmediato el Consorcio Provincial desplegó un amplio dispositivo aéreo y movilizó tres dotaciones de bomberos del parque de Dénia.
En un principio, los efectivos antiincendios creyeron que el fuego se podía controlar sin problemas pero todo cambió cuando entró en escena un fuerte viento de Poniente, que alcanzó los 60 kilómetros por hora, según el conseller de Gobernación, Serafín Castellano. A lo largo de la tarde, la lengua de fuego, de varios kilómetros, avanzaba sin dar tregua en dirección a Vall de Gallinera, reduciendo a cenizas el que hasta ayer era el único gran pulmón verde que cruzaba las provincias de Alicante y Valencia, y se abría un segundo frente, que avanzaba en paralelo.
Investigación
Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que la principal hipótesis del origen del fuego es una imprudente quema agrícola. De hecho, al cierre de esta edición se estaba tratando de localizar al dueño del cultivo donde empezaron las llamas para interrogarle sobre lo ocurrido y en caso de confirmarse las sospechas, proceder a su detención.
Alo largo de la tarde se fueron sumando númerosos medios para luchar contra un fuego desbocado. Cinco dotaciones de bomberos del parque de Dénia, dos de La Montaña, ocho helicópteros llegados desde Alicante, Valencia y Murcia y cinco avionetas air tractor más el kamov. También bregaron en primera línea los brigadistas forestales de Vall de Alcalà, Lorcha, Orba, Planes, Alcoi, Font Roja, Tibi, Biar y Jijona, coordinados por dos capataces.
Sin embargo, a la caída del sol, los medios aéreos tuvieron que retirarse, quedando todos los medios terrestres disponibles en la provincia como única defensa contra el fuego. Al cierre de esta edición, el incendio no estaba ni mucho menos controlado, y las fuentes consultadas por esta redacción temían que las tareas de extinción durasen toda la madrugada.
Durante toda la tarde estuvo a pie de fuego el alcalde de Alcalà, Juan José Sendra, quien aseguró que no había sido necesario desalojar ninguna vivienda, aunque se vigiló el camping municipal por estar cerca de la zona de fuego. No obstante, el viento soplaba en dirección contraria y no hubo situación de peligro en ningún momento. Eso sí, la temperatura daba muestra del infierno que se vivía a escasos metros. Los termómetros marcaban 39,5 grados, cuando en Pego se quedaban en 28,5.
El único bien inmueble que podría haber sido afectado por las llamas fue una pequeña caseta agrícola alzada en las zonas de cultivos calcinadas. Una zona que ya fue devastada por las llamas hace cinco veranos, como recordaba ayer el alcalde.
Efectivos de Guardia Civil de Pego, la Policía Autonómica y del Consorcio de Bomberos se concentraron en el Puesto de Mando Avanzado, situado en la carretera que une esta localidad con la vecina la Vall d'Ebo. Allí se personaron el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, y la subdelegada del Gobierno central en la provincia, Encarna Llinares.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios


Videos de Noticias - ALICANTE
más videos [+]
Noticias - ALICANTE

Noticias de la provincia de Alicante

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS