Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

CULTURA
«No soy lector de cómic, es un trabajo, y sólo tengo un amigo dibujante»
El ilustrador argentino Enrique Breccia afirma en Alicante que siempre ha sido fiel a «mi propio estilo, sin condicionantes» Participó en las jornadas Unicómic
15.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«No soy lector de cómic, es un trabajo, y sólo tengo un amigo dibujante»
INVITADO. Enrique Breccia, ayer, en la CAM de Alicante. / U. ARACIL
Alvar Mayor, La vida del Ché (creada un año después de su muerte) y Lope de Aguirre son algunas de las grandes historias ilustradas por Enrique Breccia, dibujante argentino invitado este año a las jornadas Unicómic de la UA y que ayer participó en una mesa redonda en la sala de exposiciones de la CAM. Hace una década su obra fue comprada por el Congreso de Estados Unidos. En 1992 también realizó un álbum relacionado con los quinientos años del descubrimiento de América por Colón, Mar en Mar, que relataba la azarosa vida de Núñez de Balboa. Poseedor de una obra muy personal no le impide dibujar a a superhéroes como Batman o La Cosa del Pantano.

El bonaerense recordaba ayer sus ya más de cuarenta años en el género. «Hice la vida del Che Guevara al año de su muerte, y he trabajado para Inglaterra, y los mercados, totalmente diferentes, italiano y argentino». También reconoce que siempre ha tenido «la suerte de dibujar con mi propio estilo, nunca fui condicionado», afirma.

Aunque con cierto pudor afirma que su sello pasa por el dibujo realista, «con algún rasgo expresionista, y algo grotesco», y que en estos momentos «el futuro del dibujante de cómic es internacional, porque, en Argentina, dejaron de haber empresarios con coraje, pero sigue habiendo una gran apetencia del cómic, y la escuela europea es la argentina».

En Argentina, por ejemplo, ocurrió un fenómeno muy curioso. «Después de diez años de desierto de publicaciones se editó la revista Fierro, en los ochenta, y al carecer de fondos propios se repartió con un diario, que aumentó su tirada en 120.000 ejemplares, y eso teniendo en cuenta las dificultades económicas que sufre el país», reconoce.

Bélico

En estos momentos amplía su trabajo también para el mercado francés, con tres libros ambientados en la primera Guerra Mundial que también se podrán ver en España.

Enrique Breccia ve «positivo» que el cómic se traslade al cine, ya que «al hacerlo se le saca de ese pecado originario que afirma que no llega a ser arte y cuando se lleva al cine adquiere otro status y se revaloriza».

El dibujante argentino ha hecho «de todo», desde el cómic humorístico al histórico. «No creo que existan en el género modas, aunque hay sectores de mercado gigantes, como el norteamericano, y también es cierto que a mí por ejemplo me encasillan como un dibujante de cómic de terror, que tiene una franja muy grande de mercado, aunque ahora se es más romántico». Breccia afirma que la historieta,«que en Argentina no tiene carácter de historia pequeña», hace veinte años que se tiene a revalorizarlo, y por ejemplo, en Nueva York, hay galería s de arte de primer nivel que exponen cómic como obras de arte en sí mismas».

Supervivencia

Prefiere el cómic en blanco y negro al color, y reconoce que conoce muy pocos dibujantes, «porque no soy lector de cómic, lo tengo como un trabajo, y sólo un amigo mío es dibujante, es una cuestión de supervivencia y de salud mental».

El ganador del premio Pláyade a la mejor producción gráfica piensa que tanto dibujante como guionista «tienen que encararlo como un trabajo, porque lo encarga una empresa y va dirigido a u mercado de unas características determinadas. En Argentina, antes del golpe, hubo un serio intento de sindicalizar a los dibujantes y guionistas», comenta.

Sin embargo, «el dibujante y el guionista, que trabajan aislados, tienden a creerse artistas, porque algunos dibujantes son pintores frustrados y guionistas literatos frustrados, y no deben ir con esa actitud ante el editor», concluye.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA
Vocento
SarenetRSS