Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

FRANCISCO VARGAS MÉDICO
«Ningún estudio contra las antenas de telefonía se sostiene científicamente»
14.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Ningún estudio contra las antenas de telefonía se sostiene científicamente»
X. Francisco Vargas. / LV
Fue uno de los padres de la legislación que regula los campos electromagnéticos, entre ellos las antenas de telefonía. Sabe de lo que habla y se muestra categórico. Las estaciones de emisión no provocan perjuicios entre la ciudadanía. Es más, si por él fuera, aumentaría su número. «En contra de la idea generalizada, si se colocan muchas antenas bien distribuidas, la cobertura es mejor, su potencia disminuye y, con ella, ese miedo irracional a sus efectos», sostiene. Francisco Vargas participa hoy en las jornadas 'Buenas Prácticas en Telefonía Móvil y Desarrollo Local' que organiza la Federación Española de Municipios y provincias en Portugalete (Gran Hotel Puente Colgante, 15.00 horas).

-¿Cuál es el límite máximo en una antena de telefonía?

-20 watios.

-Y, ¿a cuánto se emite?

-Muy por debajo.

-¿Quién decide esos parámetros?

-Se ajustan a los baremos de la Organización Mundial de la Salud.

-¿Cumplen las operadoras?

-El Ministerio de Industria les obliga a entregarle informes periódicos de sus antenas. No le pueden engañar.

-Entonces, ¿por qué se les acusa de saltarse la legislación?

-Principalmente por cuestiones urbanísticas y paisajísticas. Hay comunidades autónomas y ayuntamientos que aprueban ordenanzas restrictivas. Pero, al mismo tiempo, la Ley les obliga a ofrecer una cobertura total...

-La oposición popular es clara...

-Hay una percepción distorsionada de su riesgo. Se sobredimensiona, a pesar de no haber evidencias reales.

-¿Y los estudios que así lo dicen?

-Inciertos. Ningún estudio contrario a las antenas de telefonía se sostiene científicamente. Si se analiza detenidamente la metodología se ve que todos incurren en numerosos errores de interpretación. En cambio, sí hay análisis válidos y rigurosos que avalan la inexistencia de peligros.

-¿En qué sentido?

-Estudios epidemiológicos entre las personas que viven cerca de una antena y que demuestran que tienen las mismas enfermedades que la población en general. O estudios clínicos entre voluntarios, o experimentales.

-Ahora se dice que tiene más peligro el móvil que la antena.

-Tampoco es relevante. Un móvil, en el peor de los casos, sólo puede emitir hasta 2 watios por kilo. Y pesa sólo unos gramos. La capacidad de termorregulación del cuerpo humano lo diluye sin problemas. Mucho más peligroso es un sofá de masajes o estar al sol.

-¿Qué le diría al que protesta por una antena encima de un colegio?

-No hay evidencias científicas de que esos niños tengan afecciones especiales. Dolores de cabeza, fatiga, falta de concentración... Son síntomas subjetivos generales en la población. Ahora bien, si hay otro emplazamiento posible, es mejor evitar una situación que puede generar alarma social.

-¿Cómo concienciar a la población?

-Es difícil. En España hay cierto retraso cultural a nivel científico. La gente no sabe distinguir una información rigurosa de la que no lo es. En un pueblo de Granada se llegó a hacer un referéndum para decidir si se ponían antenas.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios



Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA
Vocento
SarenetRSS