Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Alicante

Estás en: La Verdad > Local > Alicante
ALICANTE
Exigen al Ayuntamiento que impida poner antenas en zonas sensibles
La Plataforma de afectados pide que se emplee el principio de precaución al menos en colegios, plazas y hospitales Dos expertos consideran que hay una conexión entre las radiaciones electromagnéticas y la aparición de enfermedades
24.10.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Exigen al Ayuntamiento que impida poner antenas en zonas sensibles
INFORMACIÓN. Los ponentes de las jornadas de ayer con la portavoz de la Plataforma, Ana Garrido (segunda por la izquierda). / LOLA GUIL
Aplicar el principio de precaución a la hora de instalar una estación base de telefonía es la principal conclusión de la jornada sobre los riesgos de las antenas y de la telefonía móvil celebrada ayer. Con el título La contaminación invisible, la recién creada Plataforma de Afectados por la Telefonía Móvil de Alicante congregó a una treintena de personas en la Sede de la Universidad de Alicante para tratar sobre un asunto que les preocupa.

Uno de los llamamientos se dirigía a las autoridades municipales, a los que la Plataforma y los vecinos criticaron su poca implicación en las peticiones de los residentes. Reclaman al Consistorio que se creen normativas modernas, adaptadas a las actuales circunstancias de proliferación de estaciones base.

Entre otras cosas, afectados y expertos quieren que el Ayuntamiento exija la desmantelación de las antenas que se encuentran en zonas denominadas «sensibles», que son las cercanías de colegios, de parques o de centros sanitarios.

Aunque esta pretensión queda lejos, ya que la Plataforma presentó imágenes de decenas de antenas colocadas en azoteas de toda la ciudad, algunas de ellas incluso sobre hospitales. Y, además, alertaron sobre la proliferación de pequeñas antenas colocadas en comercios y postes.

En Alicante, el Ayuntamiento permite la instalación de las antenas siempre que lleguen con el visado correspondiente del Ministerio de Industria. Hasta hace poco, tenía la facultad de denegar el permiso y recibía numerosas peticiones de vecinos y comunidades, que pedían la ayuda del Ayuntamiento para resolver un conflicto.

Sin competencias

La ordenanza municipal aprobada en el 2004, bajo una gran presión vecinal, obligaba a las operadoras a someterse a la licencia de actividades calificadas, que se refiere a actividades molestas, o insalubres, o nocivas o peligrosas y requería el acta de comprobación favorable. Pero, desde abril, el Ayuntamiento sólo tiene competencia sobre la obra que se genera para instalar las antenas, pero carece de responsabilidad en cuanto a su funcionamiento.

La jornada celebrada ayer congregó a dos expertos, el doctor Emilio Mayayo, jefe de servicio del Hospital Universitario Juan XXIII de Tarragona, y el geógrafo murciano, responsable del área de campos electromagnéticos en Ecologistas en Acción, Pedro Belmonte. Ambos coincidieron en expresar su convencimiento, con estudios científicos incluidos, sobre el efecto que a medio y largo plazo puede generar la continua exposición.

Mayayo habló de su experiencia, llevada a cabo junto a otros científicos, en la que llegaron a la conclusión de que la radiación del teléfono móvil aceleraba el desarrollo del cáncer en ratones, que previamente habían sido modificados genéticamente para predisponerles a este mal.

El experto aclaraba que la aparición de los tumores y linfomas no tienen que tener su origen siempre en los campos electromagnéticos, pero reconoció que defiende la teoría de que se deben alejar las antenas de telefonía móvil de los edificios y zonas habitadas, puesto que a medio y largo plazo afectan a la salud.

Y, desde su visión de experto en anatomía patológica, admitió un aumento del cáncer en los últimos años. Desde su compromiso y creencias, expuso que «lo que intentamos reclamar es que, por lo menos, actualicen la normativa y se equipare a otros países europeos». En esta lucha, animaba a la unión de las personas que consideran que hay riesgos en el uso de la telefonía móvil y a efectuar manifestaciones para hacer una llamada de atención a los político: «Yo les doy armas para trabajar», comentaba sobre sus estudios.

«No hay que tirar el móvil, hay que educar a la juventud y que los políticos escuchen», explicaba. Y lamentaba del excesivo uso que hacen los chavales del teléfono cuando, a su entender, es recomendable que no se utilice hasta cumplidos los 16 años. Y alerta de que las ondas electromagnéticas son especialmente peligrosas en los niños. «Quienes niegan sus efectos es porque tienen intereses», manifestaba.

«Una humillación»

En el debate generado durante las charlas aparecieron varios casos de vecinos afectados por la telefonía. Entre ellos el de la asociación del Rebolledo, cuyo presidente, Miguel Ibáñez, lamentaba la «humillación tan grande» que viven al convivir con una antena y una torre de alta tensión a pocos metros de un colegio y de viviendas. Otra vecina de Teniente Vaillo exponía que en la planta baja de su edificio existe un transformador que, además de ruido, emite calor. Los expertos invitaron a su comunidad a denunciarlo.


Videos de Noticias - ALICANTE
más videos [+]
Noticias - ALICANTE

Noticias de Elche

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS