laverdad.es
Miércoles, 23 abril 2014
sol
Hoy 6 / 20 || Mañana 11 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Pensamiento Simpson

GENTE

Pensamiento Simpson

Homer y su familia sirven de excusa para 20 trabajos filosóficos, en los que se reflexiona sobre el sentido de la vida y la ética

23.01.10 - 00:18 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Amás de uno le puede parecer que la diferencia entre «la riqueza no trae la excelencia, pero la excelencia trae la riqueza» y «la cerveza es la solución y la causa de todos lo problemas» es equivalente a la distancia intelectual entre Sócrates y Homer Simpson. Y estará en lo cierto, ellos son los padres de estas ideas. Sin embargo, tampoco se debe desestimar el saber que encierran unos dibujos animados, que cumplen ahora 20 años en antena y a los que no pocos críticos consideran como «el mejor programa de televisión».
William Irwin, Mark T. Conrad y Aeon J. Skoble han tenido a bien tomarse en serio las bufonadas de la familia más famosa de Springfield y han pedido a 20 colegas, filósofos como ellos, que escriban sendos artículos especializados sobre las implicaciones ideológicas y referencias culturales que aparecen en la serie creada por Matt Groening. Por cierto, éste también licenciado en Filosofía.
No es que pretendan comparar las aportaciones a la Historia de las Ideas de Marge, Lisa, Bart y Maggie con las de la Escuela de Fráncfort, pero de sus ocurrencias bien puede derivarse un interesante debate. Así lo hacen en 'Los Simpson y la filosofía', una traducción de Diana Hernández editada por Blackie Books, que en cuatro bloques ensaya juicios éticos sobre los personajes, diserta sobre el modelo de familia y analiza la potencia política de la obra. Incluso va más allá y aplica las armas de la dialéctica, para intentar arrojar luz sobre cuestiones como el sentido de la vida, el valor de la ironía y la rebelión existencialista.
Afirmar que el travieso Bart encarna al 'übermensch' de Nietzsche bien parece filosofía pop. Tal vez el libro sea sólo eso y no faltará quien vea mero entretenimiento en estas páginas. Pero aunque sólo sea por eso, merecerá la pena repasarlas. El cerebro de Homer no tiene problemas en abandonar su cuerpo cuando considera que algo le «aburrreeeee». En cambio, los veinte capítulos que reúne el volumen, veinte pildoritas que es mejor no leer de una tacada, le servirán para concentrar la mente en algo más profundo de lo que estamos acostumbrados.
Como reconocen los coordinadores del trabajo: «Nos servimos de la serie para desarrollar tesis filosóficas de un modo accesible para el no especialista (es decir, la persona inteligente que se interesa por la reflexión filosófica, pero no vive de ella). Eso sí, el libro no pretende reducir la filosofía a un mínimo común denominador. No nos hemos propuesto bajar el listón para que lo entiendan los tontos».
'Los Simpson', a pesar de estar protagonizada por zoquetes integrales, está dirigida a personas despiertas. «La serie recompensa a la gente leída y a los que le prestan atención», asegura su creador. Incluso es fácil distinguir diferentes niveles en la narración. Los niños se ríen con ella y obviamente hay muchas situaciones que no comprenden. Lo mismo nos pasa a los adultos que no reconocemos infinidad de referencias a las series clásicas de los 50 y 60 en la televisión estadounidense. Es lógico, nunca han sido emitidas en España.
Más preocupante es el 'analfabetismo cultural' al que se refieren William Irwin y R. Lombardo en 'El peor ensayo de la historia'. En él, recuerdan la teoría de Hirsch y afirman que cada vez más personas quedan excluidas de ese 'cuerpo común de conocimientos' necesario para la comunicación. En 'Los Simpson', la mayoría de alusiones vienen de la cultura popular; de 'Casper', 'Dallas', 'El coche fantástico', 'Twin Peaks' o 'El oso yogui'. Muchos de los que no cogen el chiste no lo hacen porque son demasiado jóvenes, pero ¿qué pasa con las referencias a Steinbeck o a Shakespeare, que también abundan? En 'El retorcido mundo de Marge Simpson' un vendedor de pretzel parodia el discurso de Tom Joad en 'Las uvas de la ira' y 'El Bart oscuro', por citar otro caso, hace mención a 'El corazón de las tinieblas' de Conrad, mientras el episodio es en sí una parodia de 'La ventana indiscreta' de Hitchcock. Lo cierto es que sigue siendo divertido sin reparar en ello, pero debería preocuparnos.
En conjunto, el libro, que sigue los pasos de 'Seinfield y la filosofía', es una perfecta excusa para divulgar el conocimiento. Y lo hace con éxito de crítica y público a tenor de las muchas ediciones del libro en varios países. Así Homer, cuya única relación con la Grecia clásica es el nombre -y Groening lo eligió porque era el de su padre-, resulta perfecto para ilustrar la teoría de la ética de Aristóteles. ¿Es un vicioso o un virtuoso? Qué más da. Es un patán enamorado de la cerveza, pero pocas excusas pueden ser mejores para reflexionar sobre la sabiduría práctica enunciada por el estagirita.
¿Complicado? Homer le diría que «si algo es difícil y duro de hacer, entonces no merece la pena hacerlo», pero mosquis, no abrir las páginas de 'Los Simpson y la filosofía' le privarán de caer en la cuenta de que en realidad esta irreverente serie es una defensa acérrima de la familia nuclear, que critica por igual a republicanos y demócratas, siendo mucho más dura con estos últimos y en último lugar que se trata de una producción machista. ¿Decepcionado? Tampoco se lo tome a pecho. A fin de cuentas sólo son unos dibujos animados.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pensamiento Simpson

De izquierda a derecha y de arriba abajo Sócrates, Wittgenstein, Foucault, Marx, Sastre, Barthes, Nietzsche y Kant. :: FELIX PETRUSKA



laverdad.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.