Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |

Albacete

Albacete

Los hombres a partir de los 35 años y las mujeres tras la menopausia deben prevenir patologías como el sobrepeso o la hipertensión

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las enfermedades del sistema circulatorio, la principal causa de muerte en la provincia
Los albaceteños son cada vez más longevos. /LA VERDAD
Como cada año, el Instituto Nacional de Estadística ha desvelado de qué mueren los españoles y en qué momento. La mala noticia es que anualmente se celebran más de tres mil entierros y la buena es que el final llega cada vez más tarde, es decir, que en la provincia se muere, pero de viejo. Las estadísticas por fallecimiento cogen carrerilla a partir de los 65 años, aunque el grueso de muertes se registra entre los octogenarios. Según las últimas cifras de las que dispone el INE, en el año 2007 fallecieron 3.364 personas en la provincia de Albacete, casi un tercio, 1.081, por enfermedades del sistema circulatorio, es decir, por problemas de corazón, infartos y accidentes cerebrovasculares, los tan temidos ictus.
Y es que el médico internista Najwan Arnouk Arnouk advertía ayer a este diario que los hombres a partir de los 35 años y las mujeres después de la menopausia tienen que controlar muy de cerca el sobrepeso, la hipertensión o la diabetes, con el fin de evitar las enfermedades del sistema circulatorio. En su opinión, las enfermedades cardiovasculares se deberían prevenir desde la infancia, fomentando el ejercicio físico y la tan manida dieta mediterránea. La clave estaría en conjugar juegos al aire libre con frutas, verduras, hortalizas y legumbres. Carne, huevo y pescado serían suficientes una vez a la semana. Por su puesto, el alcohol en exceso y el tabaco estarían fuera de toda recomendación saludable.
El doctor Arnouk explicó que hay factores de riesgo para sufrir un problema circulatorio inevitables, como la edad y la genética, pero sí que hay decenas de causas que se pueden modificar, como la hipertensión, la obesidad, la diabetes o el estrés, motivos tanto de ictus como de infartos de miocardio. No hay que olvidar que hombres y mujeres se igualan en las estadísticas de infartos una vez que las féminas, entre los 45 y los 50 años, llegan a la menopausia, ya que es en este momento cuando pierden sus defensas naturales.
Después de las enfermedades del sistema circulatorio, el segundo lugar en las causas de muerte lo ocupan los tumores. No obstante, prueba de que la batalla al cáncer se está ganando es que las cifras de mortalidad por esta causa se disparan a partir de los setenta años.
Cabe señalar en este punto que los tumores directamente relacionados con el tabaco son los que se cobran mayor número de víctimas. En total, en un año murieron 148 personas por tumores de tráquea, bronquios y pulmón, en su mayoría ancianos.
Otra patología que no perdona a quien no se cuida es la diabetes, que se cobra una media de cien vidas al año en la provincia. Eso sí, esta enfermedad pasa la factura definitiva bien entrados los setenta años.
Alzhéimer
Los trastornos mentales, las enfermedades del sistema nervioso y el alzhéimer se llevan una media de trescientas vidas, mientras que las enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio llegan a las 385 víctimas anuales. En 2007, a diferencia de otros años, la gripe no contabilizó víctimas, pero fallecieron 55 personas por neumonía. Hubo seis muertes por úlcera de estómago y 53 por cirrosis. También hubo muertes causadas por enfermedades que hoy en día, con el tratamiento adecuado, suelen ser crónicas pero no mortales. Así, hubo dos fallecimientos por Sida y cuatro por tuberculosis.
La provincia no registró ni un solo fallecimiento por muerte súbita infantil, así como no falleció ninguna mujer a causa del embarazo, el parto o el puerperio.
Hay que tener en cuenta también que todos los años se registran fallecimientos seniles, es decir, hay quien muere de viejo sin más. En concreto, 38 personas dejaron este mundo por senilidad, sobrepasando con creces los 80 años muchos de ellos.
Mala suerte
También se puede morir de mala suerte, por envenenamiento accidental o por ahogo, caída o atragantamiento. No obstante, la mayoría de los fallecimientos accidentales se deben a siniestros de tráfico, concretamente 36.
Cabe señalar que los datos de un año a otro no suelen dar sorpresas. En 2006 se produjeron en la provincia 3.253 defunciones, frente a las 3.364 del 2007.
Las enfermedades del corazón se mantuvieron en 2006 como la primera causa de muerte de los albaceteños y los tumores figuraron también en el segundo puesto. A nivel nacional, las estadísticas son, más o menos, parecidas.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios


Noticias de Albacete

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS