La Verdad

Murcia, 15 nov (EFE).- El Gobierno de Murcia defiende que los ciudadanos no tengan que soportar un encarecimiento de los recibos de agua y pedirá, en el supuesto de que sea necesario subir los precios, que ese alza no repercuta en los contribuyentes, ha dicho hoy la consejera portavoz, Noelia Arroyo.

A preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la consejera ha subrayado que, al igual que se reclamó para el sector agrícola con el agua procedente de la desalación, el Ejecutivo pedirá que los ciudadanos no asuman ese sobrecoste si llega a producirse.

Arroyo ha insistido en que la región de Murcia tiene un problema de escasez de agua "estructural", no como la sequía "coyuntural" por la que atraviesa actualmente España, y que su población está muy concienciada con ese déficit y hace un uso muy eficiente del recurso.

Al respecto, ha recordado que Murcia dispone del tres por ciento del agua de España y produce el 20 por ciento de las exportaciones del país, además de reutilizar el 98 por ciento de los recursos, frente al 9 por ciento de media nacional, y tener modernizados el 85 por ciento de los regadíos, cuando en el resto de España esa cifra asciende al 45 por ciento.

La consejera ha reconocido, no obstante, que el principal problema de Murcia en materia de infraestructuras hídricas es la red de abastecimiento a los municipios, cuya capacidad es necesario aumentar, según el gobierno.