La Verdad

Murcia, 15 nov (EFE).- El Consejo Jurídico de la Región de Murcia (CJRM), al emitir un informe recabado por la Consejería de Sanidad sobre la muerte de una paciente en el hospital Virgen de la Arrixaca debido a una infección, ha indicado que se debe completar el expediente para comprobar si la administración sanitaria hizo todo lo debido para evitar hechos así.

El dictamen, al que ha tenido acceso Efe, señala que el esposo y los hijos de la fallecida, que tenía 72 años, presentaron una reclamación por responsabilidad patrimonial contra la administración, en la que exponían que el óbito. que se produjo en enero de 2010, fue debido a diversas infracciones de la 'lex artis'.

En la demanda señalaban también que la paciente fue ingresada en dicho centro hospitalario en noviembre de 2009 para ser sometida a una intervención de recambio de válvula aórtica previa esternotomía, y tras 37 días de estar internada falleció por una sepsis, que atribuyeron a una incorrecta atención médica.

La intervención se produjo el 26 de noviembre, y efectuada la misma, fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), teniendo que ser reintervenida pocas horas después al observarse que no drenaba por ninguno de los dos tubos que le habían sido colocados.

Tras unos días de evolución relativamente normal, aseguraban los familiares, sufrió la sepsis, que no fue evitada ni combatida, según aquellos, como la situación requería y que acabó con la muerte de la enferma.

En su informe, el CJRM indica que el órgano instructor podría solicitar aclaración sobre las medidas específicas adoptadas, por ejemplo, si se conservan los controles periódicos realizados en los quirófanos, en concreto, en aquel en el que se intervino a esta enferma, y en la UCI durante el año 2009.

También indica que sería conveniente conocer si se tiene constancia de alguno incidente negativo en la esterilización del material e instrumental y en la limpieza de los quirófanos utilizados, así como de otras infecciones por el mismo germen durante la estancia de la paciente en la UCI.

Este órgano consultivo recuerda a la Consejería que en el caso de infecciones producidas en los hospitales es la administración la que debe acreditar que no se incurrió en responsabilidad por parte de la misma.

Y añade que aunque los reclamantes no prueben que la infección fuera debida a la ausencia de medidas profilácticas en el hospital, "la administración es la que debe acreditar suficientemente las que se adoptaron y la adecuación de estas a la 'lex artis', pues solo así podrá negarse la antijuridicidad del daño sufrido por la paciente".