La Verdad

Murcia, 15 nov (EFE).- Cambiemos Murcia ha denunciado hoy que más del 60 por ciento de presupuesto asignado a las pedanías para inversiones en 2017 no ha sido ejecutado, lo que está impidiendo a sus juntas municipales desarrollar su actividad con normalidad.

En concreto, según ha explicado el concejal Sergio Ramos, de los 5,24 millones de euros previstos en las cuentas públicas para esas inversiones, solo se han consignado 2,17 millones, mientras que el resto, 3,06 millones, están bloqueados y las juntas municipales no pueden acceder a ellos.

Según ha detallado, todas las pedanías del municipio están afectadas por este "bloqueo", que genera una situación "insostenible" y requiere que, desde el Gobierno local, "se adopten las medidas necesarias y depuren responsabilidades para que las juntas, como administración más cercana a la ciudadanía, puedan cumplir con sus objetivos".

Entre los casos "más sangrantes", Ramos ha destacado el de El Palmar, que solo ha recibido 119.000 de los 348.000 euros que tenía comprometidos, un 65,84 por ciento menos de lo previsto.

Cañada Hermosa, la localidad a la que menos fondos le corresponden, unos 4.800 euros, solo ha recibido 600, lo que supone que le falta un 87,44 por ciento por recibir, mientras que Barqueros tiene un 77,28 por ciento pendiente, y Sucina tiene sin ejecutar el 75,98 por ciento de las inversiones comprometidas.

También superan el 70 por ciento de presupuesto sin recibir Gea y Truyols, con un 74,93 por ciento de sus inversiones pendientes; Corvera, con un 73,90 por ciento, y Rincón de Beniscornia, con un 72,54 por ciento.

Para Ramos, el equipo de Gobierno, "con su ineficaz gestión y la ausencia de voluntad política, está vulnerando el derecho de la ciudadanía a que sus juntas sean políticamente activas y cumplan con lo prometido".

Las inversiones no ejecutadas, ha lamentado, tendrán repercusiones en cuestiones tan importantes como el mantenimiento de los colegios públicos y ha lamentado que gestionar una junta municipal se haya convertido en "una odisea, con proyectos que nunca llegan y mil y un impedimentos que condenan a las juntas a tener que hacer inversiones muy sencillas porque los proyectos que pueden realizar son bloqueados sistemáticamente".

Además, se ha referido al primer Pleno de la Corporación, en el qeu todos los grupos aprobaron una moción para modificar el Reglamento de Participación Ciudadana, que es el que rige la gestión de las juntas municipales, ampliando sus competencias, un trámite que ni si quiera se ha iniciado más de dos años después.