La Verdad

Murcia, 14 nov (EFE).- Un hombre de 18 años y dos mujeres de 41 y 50 años, vecinos de Alguazas han sido detenidos por la Benemérita como presuntos autores de los delitos de cultivo, elaboración y tráfico de droga, defraudación de fluido eléctrico y usurpación de inmueble, informó hoy este cuerpo.

Los arrestados -uno de ellos con un abultado historial por delitos de la misma naturaleza-, la droga y los efectos incautados, así como las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Molina.

La operación policial ha culminado con la desarticulación de un invernadero clandestino de marihuana en un piso de Alguazas, donde han sido incautados más de 10 kilos de cogollos y hojas de marihuana, así como los útiles necesarios para su cultivo indoor.

La investigación se inició cuando la Guardia Civil detectó que, en un inmueble del municipio de Alguazas, podía existir una plantación clandestina de marihuana debido a los fuertes olores que emanaban de una de las viviendas, que se extendían desde las escaleras del edificio hasta la vía pública.

Además, en el citado bloque se había producido un incendio en el cuadro de contadores eléctricos, debido a una sobrecarga en la red por un consumo elevado e irregular, lo que destapó la conexión ilegal al suministro eléctrico de una de las viviendas.

La Benemérita estableció una serie de discretos dispositivos de vigilancia que permitieron identificar a varias personas que acudían al piso, de forma aleatoria y a distintas horas del día, sobre los que se centró la investigación.

Una vez obtenidos los indicios necesarios fue solicitado el correspondiente mandamiento judicial de entrada y registro.

Recientemente, agentes de la Guardia Civil, en colaboración con policías locales de Alguazas, Lorquí y Ceutí, han llevado a cabo la fase de explotación de la operación con la entrada y registro del inmueble objeto de la investigación.

El piso, propiedad de una entidad bancaria, había sido ocupado por los ahora detenidos que, presuntamente, habían habilitado las distintas habitaciones del mismo para cultivar, secar y dosificar las plantas de marihuana, de tal manera que todo el proceso, desde el inicio, pasando por su manipulación y culminando con su dosificación para la venta al menudeo, se realizaba en la vivienda, desde donde la distribuían a consumidores de la Vega Media.

El registro se ha saldado con la incautación de cuatro kilos de cogollos de marihuana, seis kilos y medio de hojas de marihuana, 10 lámparas halógenas, medidores de temperatura y humedad, filtros para la purificación del aire, así como los útiles necesarios para la dosificación y distribución de la droga.