La Verdad

Cartagena, 14 nov (EFE).- El portavoz de la Plataforma Pro Soterramiento de las vías del tren a su paso por Murcia, Joaquín Contreras, será el primer compareciente de la Comisión de Seguimiento de la Llegada del AVE a la Región de Murcia en el Parlamento autonómico el próximo martes.

Así lo ha decidido hoy la Junta de Portavoces de los grupos para que Contreras explique las movilizaciones y acciones judiciales que está llevando a cabo la plataforma y su postura sobre las obras que está realizando el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias para la entrada del tren de alta velocidad en la capital murciana.

Esta comparecencia se producirá tres semanas después de que este colectivo denunciara ante la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia al presidente autonómico, Fernando López Miras, y al alcalde de la capital, José Ballesta, por presunta "prevaricación" en las obras del AVE.

Contreras explicó que las administraciones públicas podrían estar cometiendo ese delito "por dejación de sus funciones" al incumplir el acuerdo aprobado en julio de 2016 en el pleno municipal para paralizar las obras.

Ese mismo día también se celebrará la Comisión de Política Territorial, Medio Ambiente, Agricultura y Agua, que debatirá y votará las enmiendas al proyecto de ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad ambiental del mar Menor.

Entre las 45 enmiendas conjuntas propuestas por la oposición se encuentra una que se aboga por crear una franja de dos kilómetros alrededor de la laguna en la que estaría prohibido cultivar, una medida muy contestada por las organizaciones agrarias.

El presidente de la Comisión Especial del Mar Menor, el diputado socialista Antonio Guillamón, ya ha anunciado que su grupo, Podemos y Ciudadanos están buscando afectar lo menos posible a la actividad agraria sin dejar de incluir medidas que frenen la contaminación de la laguna por el vertido de nitratos de los fertilizantes usados.

Tras reunirse con asociaciones agrarias, decidieron retirar dos enmiendas, así como proponer una ponencia que permita "matizar" las medidas más criticadas por los regantes, algo que finalmente no está previsto que ocurra, puesto que necesita el consenso de todos los grupos.

La oposición ya ha renunciado a que los invernaderos del Campo de Cartagena dispongan de sistemas de circuito cerrado de recogida de lixiviados y drenajes para garantizar que no haya vertidos de nutrientes y plaguicidas procedentes de aquellos.