La Verdad

Murcia, 13 oct (EFE).- La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso presentado por los inquilinos de una vivienda que fueron condenados por un Juzgado de Instrucción de esta ciudad al pago de una multa de 60 euros por amenazar a su casera con "mandarla al cementerio" si insistía en reclamarle los meses de alquiler que le adeudaba.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, señala que el Juzgado declaró probado que los hechos ocurrieron en noviembre de 2015, cuando la denunciante quedó con quien se presentó como abogado de los inquilinos de la vivienda, ubicada en la pedanía murciana de Torreagüera.

Cuando este último llamó a los acusados, con el manos libres puesto, y en presencia de la casera, se encontró con que los inquilinos amenazaron a esta con mandarla al cementerio.

La sentencia, ahora confirmada por la Audiencia Provincial de Murcia, condenó a los inquilinos, un hombre y una mujer, a un mes de multa, con una cuota diaria de dos euros, como autores de un delito leve de amenazas.

El recurrente negó haber pronunciado ninguna amenaza, mientras que la mujer sí reconoció haber dicho a la denunciante que no le tocara más el timbre de la casa, "porque yo iré a la cárcel, pero ella al cementerio", pero añadió que lo hizo "por el estado de ansiedad que padecía".

La Audiencia ha desestimado el recurso de ambos porque coincide con el Juzgado que dictó la sentencia apelada en que los hechos quedaron suficientemente probados.

Así, señala que los propios acusados, de manera más o menos explícita, los reconocieron, mientras que el testigo presencial del incidente "ofreció una versión coincidente en lo sustancial" con lo afirmado por la denunciante.