La Verdad

Lorca, 17 sep (EFE).- El Lorca, que no pasó del empate a uno frente al Reus Deportivo en casa, eleva a 5 el número de partidos que lleva sin ganar de forma consecutiva, aunque su entrenador, Curro Torres, dice que el resultado tiene "un sabor amargo" porque su equipo "ha vuelto a competir bien, aunque debe tener más acierto".

El cuadro murciano, que no vence desde que se impuso por 2-0 a la Cultural y Deportiva Leonesa en su primer partido del curso, el 18 de agosto, ha encadenado desde entonces dos empates en casa (0-0 ante el Cádiz y 1-1 ayer) y dos derrotas en la Liga 1/2/3 de fútbol (2-0 en Huesca y 2-1 en Almería) y una en la Copa del Rey, torneo del que ya quedó eliminado al ceder por 2-4 frente al Córdoba.

El tanto que ayer marcó Dani Ojeda en la primera parte fue insuficiente para sumar los tres puntos y el conjunto que dirige Torres sigue sin encontrar la forma de ganar a sus rivales en partidos en los que contrae méritos para hacerlo.

No obstante, el cuadro blanquiazul, que en este momento es decimosexto con cinco puntos sumados, sabe que concluirá la jornada fuera de los puestos de descenso a Segunda B, su gran objetivo.

El entrenador no oculta que el 1-1 de ayer dejó "un sabor amargo tras 90 minutos de mucho trabajo y 75 de ser superiores".

"El equipo ha vuelto a competir bien, incluso a dar un paso adelante tras encajar el gol. Tuvimos opciones de marcar y lo que hay que hacer es seguir creándolas y luego tener más acierto en la portería contraria", añade.