La Verdad

Murcia, 17 sep (EFE).- La Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a tres años de prisión y cinco años de libertad vigilada a un hombre que abusó de una amiga de su hija que tenía 11 años tras invitarlas a jugar al escondite.

La sentencia indica que en la vista oral el acusado reconoció los hechos y se conformó con cumplir la pena pactada por el fiscal del caso y su defensa, que incluye indemnizar a la niña con 3.000 euros por daños morales.

El relato de hechos probados señala que el 23 de julio de 2014 el acusado estaba en el domicilio familiar con su hija y dos amigas de esta y cuando su esposa se ausentó les propuso jugar al escondite.

Cuando se quedó a solas con una de las amigas, aprovechó para someterla a diversos tocamientos.

La sentencia no recoge el lugar en que ocurrieron los abusos para preservar la intimidad de las menores e indica que el acusado es de origen sudamericano.