La Verdad

Murcia, 2 ago (EFE).- La Audiencia Provincial de Murcia ha elevado de mil euros a seis mil la indemnización que deberá abonar el Banco Mare Nostrum (BMN) a un avalista por la intromisión ilegítima en su derecho al honor que sufrió este al ser incluido en un registro de morosos.

Así se recoge en una sentencia, a la que ha tenido acceso, que estima en parte el recurso que el demandante presentó contra la dictada por el Juzgado de Primera Instancia número Dos de Murcia, que limitó el importe de la cantidad a percibir en mil euros.

El juez determinó que la inclusión de los datos personales del demandante en los ficheros de insolvencia patrimonial constituyó una intromisión ilegítima en su honor.

La sentencia no accedió a ordenar la cancelación de los datos personales en el fichero automatizado "Badexcug" porque la deuda que avaló en su día era cierta.

Dice la Sala que el ahora apelante afianzó a una empresa en concurso de acreedores, pero añade que hasta llevarse a cabo las actuaciones judiciales correspondientes no podía saberse si aquella, con sus bienes, estaría en condiciones de afrontar su deuda con el BMN.

"Por ello -añade la Audiencia Provincial- la deuda no podía ser considerada incontrovertida hasta la liquidación de la concursada".

Y añade que "no procede acceder a la declaración de abuso de derecho por parte del banco, al haberse limitado a defender de la pretensión económica deducida en su contra".

La sentencia de la Audiencia condena a la entidad bancaria al pago de seis mil euros, más los intereses legales y, además, le impone la obligación de realizar las gestiones oportunas para retirar "definitivamente" del citado fichero los datos personales del perjudicado que figuren en la inscripción derivada de la deuda que la motivó.