La Verdad

Murcia, 2 ago (EFE).- La compañía aseguradora de un coche que chocó contra un perro y que también tenía asegurado al propio animal deberá abonar indemnizaciones que suman 3.900 euros a la esposa e hija del conductor, que le acompañaban cuando ocurrió el siniestro, sin que tenga la obligación de hacer lo propio con respecto a este último.

Así se recoge en una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Murcia que estima en parte el recurso que los tres presentaron contra la dictada por un Juzgado de Primera Instancia, que rechazó la demanda en su integridad.

El Juzgado, en la sentencia que ahora queda revocada en parte, declaró probado que el conductor y su esposa, en nombre propio, y en el de su hija, expusieron en su reclamación que cuando en la noche del 9 de septiembre de 2012 viajaban por la autovía en dirección a Cartagena chocaron contra el can, que irrumpió en la calzada de forma súbita, sin que se pudiera evitar el impacto.

Por las lesiones sufridas, los tres reclamaron cantidades indemnizatorias que superaban los 23.000 euros.

El Juzgado señaló que la dueña del perro declaró durante el proceso judicial que el can no lo tenía asegurado, y en cuanto al conductor, el juez indicó que carecía de legitimación porque cuando los conductores son responsables de un accidente, no pueden demandar a su propia entidad aseguradora.

Ahora, la Audiencia Provincial de Murcia señala que si como se afirmaba en la demanda el perro que invadió la calzada era propiedad de aquella mujer, los siniestrados debían haber interpuesto la reclamación contra ella, no solo contra la aseguradora.

Y añade que esta deberá abonar las cantidades indicadas a la esposa y a la hija, no así al conductor, ya que si se estimara la demanda en cuanto a lo solicitado por este, la compañía podría luego repetir contra él, como responsable del accidente.