La Verdad

Murcia, 17 jul (EFE).- La Guardia Civil ha desarrollado la operación 'Captura' para esclarecer la colocación ilícita de numerosas trampas en una explotación agrícola de Santomera, que se ha saldado con la identificación del responsable de tales prácticas y con el decomiso de 26 jaulas-trampa para conejo de campo.

El presunto infractor se enfrenta a sanciones a la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad y a la de fauna silvestre de la Región de Murcia, que oscilan entre los 100 y los 6.000 euros.

Según el instituto armado, la investigación se inició cuando guardias civiles del SEPRONA, en el marco del 'Plan de vigilancia de las capturas de animales que causan daño en la agricultura', observaron en una explotación agrícola vallada del término municipal de Santomera la presencia de una jaula-trampa que alojaba un conejo de campo.

Los agentes mantuvieron la vigilancia sobre la finca hasta que su propietario acudió al lugar, momento en el que fue requerido para inspeccionar el recinto.

El examen del terreno permitió localizar un total de 26 jaulas-trampa, en tres de las cuales habían sido atrapados dos conejos y un mirlo, que fueron liberados.

Especialistas del SEPRONA verificaron que los artilugios no estaban homologados y que su poseedor carecía de las correspondientes autorizaciones administrativas que habilitan para su colocación.

Las trampas jaula para conejos de campo son un método no selectivo, empleado para prevenir los daños ocasionados por éstos en la agricultura. Los prototipos deben estar homologados y su uso debidamente autorizado con ocasión de los daños sufridos en los cultivos.

La investigación ha culminado con la tramitación de denuncias a su poseedor, y con el decomiso e inmovilización de 26 trampas jaula, a disposición de la Dirección General de Medio Natural.