La Verdad

Murcia, 17 jul (EFE).- Varias decenas de miembros de Greenpeace y ANSE han acudido hoy a la Dirección General de Transportes y Puertos de Murcia con restos de la estructura metálica que sigue en Puerto Mayor, y han reclamado una solución al ejecutivo murciano para declarar "la nulidad del proyecto y llevar a cabo una recuperación de la zona".

El portavoz de Greenpeace, Juan de Dios Fernández, ha explicado que la Comunidad Autónoma "ha dejado olvidados parte de los residuos durante más de 10 años, en una zona que ya ha sido declarada irregular por el TSJ".

Fernández ha mostrado su descontento con el gobierno regional y ha indicado que "desde el 2005 es un espacio abandonado, un esqueleto olvidado, que sigue contaminando y dañando al mar, y desde aquí hemos venido a preguntarle a la Consejería si prefiere tener esa zona contaminada o si se pone del lado del medio ambiente para poder restaurarlo".

Respecto a las expectativas de este caso, el portavoz de la organización medioambiental se ha mostrado "convencido de que este proyecto del tal envergadura no se llevará a cabo y se apreciará a la laguna litoral más grande de España".

Por su parte, desde al Consejería de Presidencia y Fomento su secretaria general, Yolanda Muñoz, ha dicho que "Puerto Mayor debe ser una oportunidad para crear una zona en la que podamos hacer compatible un gran espacio verde y sostenible que genere oportunidades".

Muñoz ha defendido la actuación del ejecutivo de la Región y ha subrayado que "el gobierno regional actúa con paso firme, decidido a dar cumplimiento en el tema de Puerto Mayor a las resoluciones judiciales".

Asimismo, ha señalado que "ese cumplimiento se ha procedido a la nulidad de la resolución del año 1988 , que permitía irregularmente ampliar el plazo de ejecución del puerto y el plazo concesional".

Por último, ha apuntado que "ahora procede declarar la nulidad de la orden del Ministerio de Medioambiente del 2003, por tanto, se ha dado un paso importante en la hoja de ruta para dar solución a Puerto Mayor".

El paraje del Estacio de Puerto Mayor comunica artificialmente el Mar Menor con el Mar Mediterráneo, y desde Greenpeace apuntan que "si se lleva al cabo el proyecto de Fomento supondría la destrucción de 1,5 kilómetros de playas y 25 hectáreas de arenales, en una de las zonas más presionadas por la ocupación urbanística del litoral español".