La Verdad

Murcia, 16 jul (EFE).- La propietaria de una finca en la que se produjo un incendio que afectó a una vivienda cercana deberá abonar al dueño de esta 6.140 euros por los desperfectos causados en la misma, según se dispone en una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Murcia.

La sentencia confirma prácticamente en su integridad la dictada por un Juzgado de Primera Instancia de Murcia, que, diciembre de 2015, estimó la demanda presentada por el perjudicado.

En el recurso que la demandada presentó ante este segundo tribunal, la misma negó que el fuego se hubiera iniciado en su propiedad, por lo que reiteró su solicitud de absolución.

Así mismo, impugnó la cuantía reclamada, al señalar que no se correspondía con los reflejados en el informe del Servicio de Extinción de Incendios.

Dice la Sala al desestimar su recurso que "el examen de las pruebas practicadas permite poder afirmar sin género de duda alguna que el incendio se ocasionó en el terreno propiedad de la apelante, y ello, con independencia de que no exista una causa concreta que justificase su origen".

Lo que si ha prosperado es una reclamación del perjudicado, que se quejó de que el Juzgado le hubiera impuesto la obligación de reparar la vivienda y presentar la oportuna factura si quería cobrar la indemnización que se le había reconocido.

El tribunal de la Audiencia retira esa forma de percibir la indemnización porque, asegura, en este caso es imposible la existencia de un enriquecimiento injusto.

Además, señala que el Juzgado se pronunció sobre la posibilidad de ese enriquecimiento injusto sin que nadie lo hubiera planteado, por lo que el demandante no había tenía la oportunidad de combatirlo.