La Verdad

Murcia, 20 jun (EFE).- Casi un centenar de personas convocadas por la asociación Murcia Diversa se han concentrado esta tarde a las puertas de la Delegación del Gobierno, en el paseo Alfonso XII de Murcia, para exigir la dimisión del delegado del Gobierno, Antonio Sánchez Solís, por haber permitido una manifestación neonazi en el día del orgullo gay.

Un portavoz de los convocantes leyó al finalizar la protesta un comunicado en el que recordó que hace dos días "unos intolerantes llenos de odio decidieron convertir una jornada festiva y reivindicativa como es el día del Orgullo LGTBIQ en altavoz de su intolerancia, con la connivencia del Delegado del Gobierno y ante la pasividad de las fuerzas de seguridad, más pendientes de incomodar a los asistentes al desfile que de garantizar su seguridad".

"Es intolerable que se sigan produciendo continuas campañas de odio contra colectivos que históricamente han sido maltratados socialmente, con la permisividad de las instituciones públicas y con la amplitud con que se tratan en los medios de comunicación de masas", agregó.

La citada asociación pide la depuración de responsabilidades en las fuerzas de seguridad que, a su juicio, actuaron criminalizando a los participantes del Orgullo y la dimisión o cese del Delegado del Gobierno, cuya autorización de la manifestación "fue condición necesaria para que se produjeran dichas agresiones, actuando más como un Gobernador Civil de otra época aplicando la Ley de Vagos y Maleantes".

Por último, piden la disolución, prohibición e ilegalización de todas aquellas organizaciones que fomentan el odio ante lo diferente y usan la violencia para imponer sus ideas.