La Verdad

Toledo, 19 jun (EFE).- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quiere reunirse con los presidentes de Murcia y la Comunidad Valenciana para que "las regiones sin agua" elaboren un acuerdo sobre el agua y el uso prioritario de las desaladoras dejando el trasvase únicamente para un caso "excepcional".

Durante la inauguración del plenario del I Foro para la Innovación y la Tecnología de Castilla-La Mancha (FITCLM), el presidente de Castilla-La Mancha ha recordado que que precisamente hoy se cumplen 45 años de la prohibición de bañarse en el río Tajo.

Ha avanzado su intención de reunirse con el nuevo presidente de Murcia y también con su homólogo valenciano "para que las regiones sin agua, que somos nosotros" elaboren una base de entendimiento y un "acuerdo razonable y sensato" para utilizar el agua de las desaladoras.

"Yo no voy a ser radical, vamos a intentar llegar a un acuerdo. Pero parece razonable que si hoy tenemos a nuestro alcance técnicas eficaces para el uso eficaz del agua las aprovechemos", ha señalado García-Page quien ha aclarado que "lo corriente, lo normal y habitual" sería usar el agua de las desaladoras y dejar el del trasvase para "un caso excepcional".