La Verdad

Murcia, 20 may (EFE).- La Guardia Civil de Murcia ha detenido en la autovía A-7, a su paso por el municipio de Librilla, al conductor de un autobús con 40 pasajeros abordo, por sextuplicar la tasa máxima de alcoholemia permitida para conductores profesionales, y que se dirigía a València.

Según han informado fuentes de este cuerpo, los hechos se produjeron el pasado miércoles cuando la empleada de un estación de servicio en el municipio murciano de Jumilla alertó a la Benemérita de la presencia de un autobús en sus instalaciones cuyo conductor, con aparentes síntomas de encontrarse embriagado, había continuado viaje en dirección a Alicante.

La Guardia Civil estableció un dispositivo para localizarlo y el autobús fue interceptado a la altura del kilómetro 582 de la autovía A-7 y dirigido hacia el Área de Servicio de La Paz, en la localidad de Sangonera la Seca (Murcia).

Una vez fuera de la calzada, los agentes realizaron al conductor la prueba de alcoholemia, en las que arrojó un resultado positivo de 1,02 y 0,99 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, sextuplicando la tasa máxima permitida que en el caso de conductores profesionales, que es de 0,15 mg/litro.

El conductor, que transportaba 40 pasajeros -turistas de nacionalidad china- desde Granada hasta Valencia, fue detenido por un supuesto delito de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Murcia.

El autobús quedó inmovilizado y a los pasajeros se les proporcionó otro vehículo para continuar su ruta.

Además, esa misma tarde, un conductor alertaba también a la Guardia Civil de Murcia, de que a la altura del kilómetro 155 de la autovía A-30 (Madrid-Cartagena), en la pedanía murciana de Corvera, el turismo que le precedía circulaba con movimientos oscilantes y sucesivos de cambio de carril en zigzag.

Los agentes lo localizaron y le dieron el alto a la altura del kilómetro 176,500 de la misma vía, en el término municipal de Cartagena.

El conductor, un hombre de 45 años y vecino de Alcalá de Henares (Madrid)-, arrojó 1,11 y 1,15 mg de alcohol por litro de aire espirado, en sendas pruebas de alcoholemia, casi quintuplicando la tasa máxima de alcoholemia permitida, que para conductores generales es de 0,25 mg/litro, por lo que fue detenido igualmente por un supuesto delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

El arrestado y las diligencias instruidas fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 y el vehículo resultó inmovilizado a disposición de la autoridad judicial.