La Verdad

Murcia, 19 may (EFE).- La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Murcia ha dado hoy luz verde al plan especial para regenerar los barrios más degradados de la pedanía de Cabezo de Torres, criticado duramente por Ahora, que considera que solo pretende construir "una urbanización de dúplex" degradando para ello antes aún más la zona.

Este plan estaba ya contemplado en el general de ordenación urbana, según ha explicado a Efe el concejal de Urbanismo, Medio Ambiente y Huerta, Antonio Navarro, y tendrá que obtener la aprobación definitiva del pleno para poder llevarse a cabo.

Afecta a los cabezos de la Cruz y Collado, dos áreas muy degradadas de la pedanía y con un trazado urbano muy complicado de calles estrechas que dificultan por ejemplo la accesibilidad de vehículos de emergencias y cuentan con edificios en su mayoría muy deteriorados, según Navarro.

Contempla la ampliación de calles en determinadas zonas que no se llevarán a cabo mediante expropiaciones de viviendas, que solo se podrán poner en marcha si los propietarios de las viviendas afectadas solicitaran licencia para construir un nuevo inmueble, ha señalado.

Ha subrayado que solo una docena de casas de las en torno a 500 que tiene el barrio estarían afectadas por las nuevas alineaciones y ampliaciones de calles y que estas medidas han partido de un "amplio proceso de participación" con los vecinos, con los que se han mantenido numerosas reuniones, incluso individuales, para ofrecerles toda la información.

Por otro lado, ha detallado, el plan contempla la posibilidad de edificar en áreas en las que actualmente no hay viviendas, especialmente en las zonas altas de los cabezos, en las que se cederán también áreas verdes de las que ahora carece el barrio.

Va unido a otro plan de intervención social que incluye 30 medidas para apoyar a los más desfavorecidos de la zona y mejorar su integración social, económica y laboral.

La inclusión de ese plan de intervención social ha motivado que PSOE y Ciudadanos apoyen la propuesta, mientras que Cambiemos no se ha pronunciado a la espera de conocer en profundidad sus medidas.

Ahora se ha opuesto frontalmente porque, según su edil Ángeles Moreno, "tiene como objetivo último la construcción de una urbanización de dúplex en unos terrenos ocupados actualmente por cientos de familias que viven en una situación de gran vulnerabilidad socioeconómica".

En su opinión, adolece de "graves defectos" que ya han motivado que el plan no fuera aprobado hasta en tres ocasiones anteriores por la Comisión de Urbanismo, la primera de ellas cuando la presidía Fernando Berberena, concejal de la etapa de Miguel Ángel Cámara.

El plan solo propone, según la edil, ensanchar las calles del barrio dejando a un gran número de viviendas fuera de ordenación, lo que generará un "problema social mayor del que ya se tiene".

En su opinión, esto es así porque más del 70 por ciento de las viviendas "quedarían condicionadas por unas ordenanzas en las que para poder obtener licencia para rehabilitarlas con obras mayores tendrían que tirarlas primero o echar abajo parte de la propiedad, y pagar los propietarios, encima de todo, los gastos de urbanización de calles y aceras".

Para Moreno, el objetivo de plan es poder hacer una nueva urbanización "primero degradando aún más el barrio para abaratar así los precios y conseguir finalmente que los vecinos abandonen las viviendas, de lo que se beneficiarán los dueños de los terrenos, que son los promotores del plan urbanístico".