La Verdad

Murcia, 19 may (EFE).- La Mesa del Agua ha reclamado hoy al Ministerio de Medio Ambiente que abra los pozos de sequía del Sinclinal de Calasparra y que haya un nuevo decreto de sequía "más ambicioso" que el actual que prevea "aminoramientos económicos" a los regantes que no puedan cultivar por falta de agua.

Así lo ha anunciado el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez, tras la reunión de la Mesa del Agua, que agrupa a los agentes económicos y sociales de la Región, con el presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, a quien le han trasladado su preocupación por una sequía que ya ha provocado pérdida de arbolado y cosechas.

Por su parte, el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Francisco Jódar, ha asumido las reivindicaciones de la Mesa del Agua, a y ha anunciado que se reunirá con la directora general del Agua, Liana Ardiles, para reclamarle un nuevo decreto de sequía "más completo" a partir del próximo 30 de septiembre, fecha en la que termina el actual.

El presidente del Scrats ha detallado que el Ministerio de Medio Ambiente tiene que agilizar los trámites administrativos de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del Sinclinal de Calasparra, que es está pendiente de una "última firma", además de adelantar que debe haber un "esfuerzo" ministerial para conseguir las cesiones de caudales de otras comunidades de regantes.

En este sentido, Jiménez ha insinuado que hay negociaciones abiertas con regantes de otras cuencas para comprarles caudales, que se sumarían a los contratos de cesiones que ya han realizado en otros años con las comunidades de Estremera y La Poveda.

Además, ha reclamado que el nuevo decreto ley tiene que ser "más ambicioso" y prever "aminoramientos económicos" para los regantes, habida cuenta, ha alertado, que la cabecera del Tajo ha entrado en nivel 4 y, tal y como marca la Ley del Memorándum del Trasvase, no habrá trasvases a partir de ahora, una situación que teme que se prolongue hasta el próximo otoño.

En cuanto al precio social del agua desalada, el presidente del SCRATS ha remarcado que supondría un "alivio indirecto importante" que el Ministerio establezca definitivamente que todas las plantas abastezcan a los regantes a un precio de 30 céntimos por metro cúbico.

Con todas estas medidas, Jiménez ha augurado que los regantes del trasvase podrían recibir 122 hectómetros cúbicos entre mayo y el 30 de septiembre, 27 menos que en el mismo periodo del año anterior, que ha calificado de "muy malo", y que permitiría paliar una escasez que ya está provocando pérdidas de arbolado y que no se inicien algunas plantaciones.

El presidente de Croem y de la Mesa del Agua, José María Albarracín, ha abundado que ya hay problemas en la exportación hortofrutícola, como en la cosecha de albaricoque, cuyo calibre no ha alcanzado el nivel exigible para ser vendido fuera de España debido a la falta de agua de los últimos meses, y ha adelantado que el déficit "se va a notar" de cara a la campaña estival.

"Hay desazón y enorme preocupación", ha admitido Albarracín antes de agradecer el compromiso de López Miras con sus reivindicaciones, al tiempo que ha anunciado que el presidente murciano y la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, se reunirán "pocos días después" del encuentro entre Jódar y Ardiles para tratar la "inadmisible" tardanza en resolver la apertura de los pozos de sequía.

Por ello, el presidente de Croem y de la Mesa del Agua ha advertido de que, en caso de que el Gobierno central no dé una "respuesta ágil y satisfactoria" a estas reivindicaciones del campo murciano, estudiarán tomar medidas de "mayor presión" que no ha concretado.

Desde el Gobierno regional, Jódar ha asegurado que el Ejecutivo murciano "no ha esperado" a que estuviera operativo la nueva estructura y los nuevos cargos para comenzar un "mapa de ruta", que pasa a corto plazo por conseguir la "autorización inmediata" para que el Sinclinal de Calasparra comience a suministrar caudales y que se cierre a largo plazo un pacto nacional del agua.

Al respecto, ha declarado que tiene el mandato de López Miras para que "no salga del despacho de Ardiles sin una fecha de apertura de los pozos de sequía", al tiempo que ha valorado que la enmienda de 4 millones de euros incorporada por el PP a los presupuestos generales del Estado de 2017 permitirá una rebaja del precio del agua desalada para el regadío.