La Verdad

Murcia, 20 abr (EFE).- El Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS-CSIC) participa en un consorcio europeo con investigadores de 28 países diferentes que trabaja para desarrollar plantas con más nutrientes y más productivas que a la vez necesiten menos agua y pesticidas para su cultivo.

El profesor de investigación y director del Grupo de Biotecnología de Frutales del CEBAS-CSIC Lorenzo Burgos es uno de los dos investigadores españoles, junto con Marisa Badenes, del Instituto Valenciano de Investigaciones Agroalimentarias (IVIA), que participan en el comité de organización de este proyecto.

En total, el grupo de investigación, dirigido por el italiano Bruno Mezzetti, está integrado por un centenar de biotecnólogos de 28 países europeos especializados en una novedosa técnica denominada "ARN de interferencia" (RNAi por sus siglas en inglés).

Según ha indicado Burgos en un comunicado, esa técnica permite "silenciar genes de las plantas" que posibilitarán aumentar sus nutrientes y mejorar su rendimiento y producción.

Además, permiten atacar de forma eficaz los elementos patógenos que afectan a esas plantas sin necesidad de aplicar pesticidas adicionales, sino modificando esos genes de la especie para producir moléculas que impidan la supervivencia de las plagas.

Este nuevo consorcio europeo se enmarca dentro del programa Horizonte 2020 de la UE, que tiene como objetivo buscar nuevas técnicas biotecnológicas para una realidad en la que hay cada vez más amenazas para la seguridad de los alimentos.

Según ha detallado el investigador, hay estudios que indican que de cara al 2050 habrá que incrementar en un 70 por ciento la producción actual de alimentos, pero usando menos tierra, menos agua y menos pesticidas y fertilizantes, por lo que hacen falta nuevas herramientas tecnológicas y científicas para hacer frente a ese reto.

En concreto en este proyecto se analizará y evaluará la efectividad del RNAi para mejorar la resistencia de las plantas a enfermedades y plagas y se estudiarán los posibles efectos de la aplicación de esa técnica sobre los alimentos y el medio ambiente.

Asimismo, se determinarán los impactos socio-económicos y sobre el medio ambiente y la salud de la tecnología en la plantas y sus productos.