La Verdad

Murcia, 20 mar (EFE).- Ciudadanos (Cs) ha confiado hoy en llegar esta semana a un acuerdo con el PSOE para impulsar una "moción de censura técnica" seguida de elecciones y ha dicho que modificar el Estatuto de Autonomía y la ley electoral para que esos comicios tengan validez para cuatro años podría hacerse "si se quiere, en un mes".

El líder del partido naranja en Murcia, Miguel Sánchez, ha dicho hoy a los periodistas en la presentación de la memoria de 2016 del Consejo Jurídico que confíen en su "capacidad negociadora" justo cuando falta una semana para que se cumpla el plazo que dio al presidente autonómico, Pedro Antonio Sánchez, para dimitir o convocar elecciones por estar imputado en el caso Auditorio.

Si eso no ocurre, Miguel Sánchez ha insistido en que apoyará una "moción de censura técnica" condicionada a la convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas, extremo en el que no está de acuerdo el PSOE y cuyo secretario general regional, Rafael González Tovar, ha descartado hoy de nuevo.

Para el líder socialista, convocar elecciones para tener que ir de nuevo a las urnas en 2019 con el resto de la mayoría de autonomías generaría aún más inestabilidad en la región de Murcia y esa "minilegislatura supone un esfuerzo que no compensa", ha dicho a los medios de comunicación en el mismo acto público.

No obstante, se ha vuelto a mostrar "abierto" a que se convoquen esos comicios si antes se modifica el Estatuto de Autonomía y la ley electoral autonómica para permitir que el Gobierno que saliera de esa votación se mantuviese durante cuatro años.

Esta opción, ha dicho Miguel Sánchez, "es una solución y esta semana se seguirá negociando", porque "el PSOE ya se ha movido del no a las elecciones al sí con condiciones".

En su opinión, esa modificación del Estatuto sería factible y se podría lograr en un periodo corto, de un mes, incluso a pesar de que la supuesta reforma tendría que contar con los votos favorables del PP en la Asamblea Regional de Murcia (se precisa una mayoría cualificada) y debería después ser aprobada por el Congreso de los Diputados.

Sánchez se ha mostrado optimista al indicar que tras las elecciones de 2015 "la situación estaba igual o peor", sin acuerdo para formar Gobierno, y finalmente se llegó a un acuerdo de investidura entre Cs y el PP, por lo que ha insistido en que confía en la "capacidad negociadora" de su partido".

En aquel momento, ha recordado, varios cargos del PP tuvieron que dimitir por estar imputados para que Pedro Antonio Sánchez fuera nombrado presidente, tras lo que se ha preguntado "qué pensarán ahora" esas personas al ver que el jefe del Ejecutivo, que está ahora en su misma situación investigado por prevaricación, malversación, falsedad y fraude, no abandona el cargo.

En cualquier caso, ha insistido en que Cs "descarta por completo" formar un Gobierno tripartito en el que "Podemos tenga la última palabra", una opción que, según González Tovar, ni siquiera se ha llegado a poner encima de la mesa, si bien este ha insistido en que su oferta primera sigue siendo la de una moción de censura que dé lugar a un "Gobierno de estabilidad" hasta 2019, cuando deberían volver a celebrarse comicios regionales.

Para el líder regional de Podemos, Óscar Urralburu, "la oposición tiene que asumir ya el liderazgo para echar al PP" y su partido tiene "la mano tendida al PSOE" para presentar una moción de censura aun sin tener el cien por cien de garantías de éxito e independientemente de que luego se convoquen o no elecciones.

Por su parte, el portavoz del PP, Víctor Martínez, ha dicho que el próximo 27 de marzo el Gobierno seguirá trabajando "con absoluta normalidad", porque "frente al tripartito de los líos" en el que "cada miembro dice una cosa distinta" y cada semana se difunden nuevas propuestas e ideas, el PP se centra en "resolver los problemas" de la comunidad autónoma.

Los ciudadanos, ha dicho, "quieren menos politiqueo y negociaciones" y hay que dejar a la justicia sus tiempos.