La Verdad

Murcia, 18 ene (EFE).- Cambiemos Murcia ha pedido hoy que la iglesia católica y el resto de confesiones religiosas que tienen inmuebles en propiedad en el municipio paguen el IBI correspondiente en el caso de locales que no estén dedicados al culto o a obras sociales.

El concejal Sergio Ramos defenderá una moción en ese sentido en el próximo pleno municipal ya que, según ha calculado la formación, el Ayuntamiento de Murcia estaría dejand de ingresar unos 700.000 euros anuales por ese concepto, una cifra muy elevada que se podría destinar a labores sociales.

En rueda de prensa, Ramos ha insistido en que no se trata de una propuesta relacionada con la laicidad o la separación entre la iglesia y el estado, sino de una cuestión "de justicia" y de que "a todos los ciudadanos se les aplique la ley por igual".

Así, ha considerado que el IBI, concepto por el que el Ayuntamiento de Murcia recaudó en 2016 116 millones de euros de los 400 que tiene de presupuesto, es un impuesto "injusto y poco redistributivo", pero al que las confesiones religiosas deben hacer frente como cualquier otro ciudadano.

El edil ha recordado que el concordato con la iglesia católica firmado en 1979 y los posteriores acuerdos de los años 90 con otras confesiones religiosas como la judía, musulmana y protestante,

establecen textualmente la exención del pago del IBI para los templos y capillas de culto, algo que no se cumple, ya que "la iglesia no está pagando ese tributo por ninguno de sus bienes, a pesar de que es uno de los grandes propietarios del país".

Una treintena de ayuntamientos de toda España, ha dicho, han comenzado a elaborar censos de las propiedades en manos de la iglesia para determinar si son o no lugares de culto, ya que entre sus propiedades hay, por ejemplo, hoteles de lujo, aparcamientos, viviendas o locales comerciales por los que no está pagando impuesto alguno.

En total, según la asociación Europa Laica, el Estado deja de ingresar cada año por ese concepto 700 millones de euros, ha apuntado Ramos, que calcula que en el caso de Murcia la cifra ascendería a 700.000 euros.

Por eso, en su moción Cambiemos Murcia solicitará que se haga un censo de todas las propiedades de la iglesia católica y el resto de confesiones en el municipio y que se justifique cuáles son de culto o en los que se desarrollan labores solidarias para exigir el abono del IBI en aquellos casos en que no lo sean.