La Verdad

Cartagena/Jumilla, 2 dic (EFE).- El Plásticos Romero Cartagena y el Bodegas Juan Gil Jumilla afrontarán esta noche una nueva jornada en la Liga de Primera División de fútbol sala, en la que tienen complicadas salidas a las pistas del Aspil Vidal Ribera Navarra y el Pescados Rubén Burela, donde tratarán de sumar en su pelea por eludir el descenso.

El conjunto cartagenero, que viene de perder por 2-7 precisamente frente al Burela, es el decimocuarto y antepenúltimo clasificado con cinco puntos sumados, que son los mismos que tiene el Levante, que se sitúa justo por debajo de él en la clasificación y a día de hoy ocupa posición de descenso a Segunda por diferencia de goles.

Al margen de lo que diga la tabla, lo más preocupante para el conjunto que dirige Juan Carlos Guillamón son las sensaciones tras su último varapalo.

No obstante, el técnico se ha mostrado optimista antes del choque de hoy, fijado para las ocho y media en el pabellón Ciudad de Tudela.

"Hay material suficiente para sacar esto adelante y para mantenernos, aunque vamos a sufrir mucho. Nos falta ganar para coger confianza, pero el equipo está entrenando bien aunque no le salgan las cosas", ha comentado.

El Plásticos Romero necesita volver a puntuar "aunque sea jugando mal y feo" para quitarse una presión con la que hay que combatir ante un Aspil Vidal que es duodécimo con siete puntos y del que Guillamón ha destacado que "es un equipo que ha perdido a jugadores de peso, pero mantiene un bloque de cinco o seis más las incorporaciones de chicos jóvenes que se están adaptando".

El técnico murciano ha admitido que tras el 2-7 ante el Burela han vivido "una semana difícil, pero hay que sacar lo positivo y confiar en los jugadores porque no se les puede hundir" y ha añadido que "será complicado vencer en Tudela, pero ya no valen las excusas".

"Hay que espabilar y los veteranos tienen que ser los que aporten más experiencia. La clave está en defender muy bien y ser intensos, presionando, pues así tendremos muchas opciones de ganar".

Guillamón cuenta con casi todos sus efectivos para este choque toda vez que el cierre y capitán, Javi Matía, ya está recuperado de sus molestias. La única ausencia será la del brasileño Francisco Adeirton, quien causa baja al estar en su país resolviendo trámites burocráticos.

Por su parte, el Bodegas Juan Gil visitará el pabellón Vista Alegre de la localidad gallega de Burela a las nueve de la noche con la intención de seguir progresando tras empatar el pasado sábado a dos goles en su cancha frente al Gran Canaria. Fue el primer punto sumado por los de Juan Francisco Gea en la presente, que arrancaron con siete derrotas, y, por lo tanto, los jumillanos son colistas con ese solitario punto y a cuatro de las posiciones que dan la permanencia.

Enfrente estará un Pescados Rubén Burela que es décimo con nueve puntos y ante el que el Bodegas Juan Gil tiene la única baja del ala Carmelo Rull "Meliyo", lesionado.

Después del 2-2 contra el Gran Canaria, Gea ha valorado que tienen "más expectativas" y que, pese a la clasificación, deben ser fuertes. "No es una situación fácil, pero por eso no nos podemos venir abajo. Nos toca ser últimos y hay que asumirlo y seguir trabajando", ha declarado.

Del Burela, ante el que el cuadro jumillano empató el pasado año en Vista Alegre (6-6), el entrenador murciano ha resaltado que "es un grupo que con Daniel Ibañes en el banquillo se está concretando y va a más, es colaborativo, ejerce una presión alta y entra con facilidad en una defensa cerrada".