La Verdad

Murcia, 2 dic (EFE).- La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) deberá hacer la oportuna deducción por vivienda habitual a un contribuyente aunque este no había elevado aún su propiedad sobre la misma a escritura pública.

Así se recoge en una sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia que estima el recurso que este contribuyente presentó contra la resolución de la AEAT que le obligaba a ingresar 1.160 euros en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del ejercicio 2009 al considerar improcedente aquella deducción.

En concreto, la administración tributaria señalaba que no tenía derecho a ese beneficio por adquisición de la vivienda habitual porque no había acreditado que ostentaba el pleno dominio sobre la misma.

Y añadía que no se había demostrado la tradición del inmueble vendido hasta el año 2013, en el que el documento privado que poseía desde abril de 2005 fue elevado a escritura pública.

La Sala dice que el contribuyente aportó un acta de presencia notarial con fotografías que dejaban constancia de la presencia del notario en la finca; el contrato de suministro eléctrico suscrito por el apelante y una compañía en junio de 2005 y un contrato del servicio de seguridad datado en julio de 2006, así como una póliza de seguro hogar de febrero de 2010.

"Por tanto -concluye el TSJ-, constando acreditado tanto la titularidad del apelante sobre la vivienda desde el 31 de diciembre de 2005 como que la misma es donde reside de forma habitual y permanente -lo que no se discute por la administración- e, igualmente que la financió con un préstamo hipotecario concedido en 2005, es evidente que tiene derecho a la deducción solicitada".