La Verdad

Murcia, 1 dic (EFE).- El entrenador del Universidad Católica de Murcia Club Baloncesto, Óscar Quintana, cuya marcha fue pedida ayer por parte de la afición durante y al término del encuentro que el conjunto grana perdió por 77-90 ante el Zenit de San Petesburgo ruso en la Eurocopa, ha reconocido que "la actitud de la plantilla es irreprochable" y que ese es "el camino para salir de este lío".

"Nos ha costado al comienzo del encuentro porque había mucha ansiedad y eso nos ha hecho fallar muchos tiros y nos quitó energía en defensa, aunque el equipo hizo una buena segunda parte a pesar de no estar acertado", ha indicado el técnico, quien ha incidido en que sus jugadores tenían "ganas de dar un paso al frente" tras el varapalo que supuso la derrota del domingo ante el Río Natura Monbus Obradoiro en la Liga Endesa por 74-76 en un choque ganaban por siete puntos a falta de poco más de un minuto para la conclusión.

Quintana ha asegurado que "la actitud del grupo es irreprochable, la línea de trabajo es buena y nos ha faltado estar más acertados y quitarnos la ansiedad".

"Esta actitud y este trabajo es la línea para salir de este lío", ha añadido.

Durante el choque de ayer en la grada se escucharon gritos pidiendo el regreso del técnico griego Fotis Katsikaris, quien dejó el equipo al término de la pasada campaña tras conseguir el séptimo puesto en la Liga y la clasificación para la Eurocopa. El heleno está ahora sin equipo tras haber sido destituido en el Lokomotiv Kuban ruso y reside en la capital del Segura junto a su familia.

Quintana no ha querido profundizar en ese asunto y se ha limitado a decir que "en todos sitios hay entornos" y que él no es "la persona adecuada" para hacer valoraciones al respecto.

Sí ha comentado que hay afán por volver a dar alegrías a la afición. "Queremos estar en un lugar en el que por historia y por presupuesto nunca hemos estado y yo quiero llegar a ese nivel, para lo cual hay que enmendar los errores poco a poco y con paciencia", ha declarado para incidir en esto último: "Hay que tener paciencia internamente y tener muy claro lo que hay que hacer. En el momento en el que cojamos ese punto de confianza el equipo mejorará y crecerá como grupo. Tenemos el esqueleto confeccionado y ahora hay que ser más duros mentalmente. Es un momento en el que tenemos que ser yunque para luego ser martillo y poder golpear".

El UCAM CB, con Quintana al frente, se ha clasificado matemáticamente para la segunda fase de la Eurocopa y actualmente es tercero en el grupo C con un bagaje de cuatro victorias y tres derrotas, por detrás del Bayern de Munich alemán (5-2) y el propio Zenit (4-2), mientras que el Unicaja de Málaga, su próximo rival, es cuarto con tres partidos ganados y tres perdidos, y el Buducnost Voli Podgorica de Montenegro quinto y último con seis derrotas en seis encuentros.