La Verdad

Murcia, 1 dic (EFE).- La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia ha dicho en una sentencia que desestima el recurso presentado por la UTE del Palacio de Deportes de Cartagena que reclamó casi dos millones de euros que la misma no merece indemnización alguna "por incumplidora".

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, confirma así la dictada por un Juzgado de lo Contencioso de la ciudad portuaria que, en marzo pasado, rechazó la demanda en la que reclamó esa suma en concepto de daños y perjuicios por la suspensión del contrato debido al retraso del ayuntamiento en el pago de las certificaciones de obras.

Afirma el TSJ que, efectivamente, cuando la UTE acudió al derecho de suspensión del contrato el consistorio llevaba cuatro meses de retraso en el pago de las certificaciones que la misma había presentado al cobro.

"Pero -añade de inmediato- no estábamos ante una parte contratante cumplidora enfrentándose a una administración incumplidora, sino ante una contratista que estaba en situación de mora frente a una administración que también incurrió en mora".

La Sala añade que "a la vista del sobrecoste final de la obra y del incumplimiento continuado en los plazos por parte de la contratista -que fue sancionada por ello-, no parece razonable que el ejercicio del derecho de suspensión por impago de certificaciones -como medida de presión- deba dar lugar al resarcimiento que pretende".

El tribunal recoge en su sentencia las numerosas vicisitudes por las que atravesó la construcción del Palacio de Deportes, que alargaron el desarrollo de la misma en el tiempo.

La Sala condena a la UTE al pago de las costas generadas por su recurso, aunque limita a 3.000 euros la cantidad a pagar por honorarios al letrado del ayuntamiento al señalar que las mismas podrían ser desproporcionadas debido a la cuantía del pleito, que se acerca a los dos millones de euros.