La Verdad

Murcia, 1 dic (EFE).- Un comité de seguimiento permanente analizará los posibles efectos que tendrá la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) para la economía de la Región de Murcia, ya que el mercado británico es el segundo más importante para sus exportaciones.

En concreto, según ha recordado hoy el consejero murciano de Desarrollo Económico, Empleo y Turismo, Juan Hernández, las exportaciones de Murcia al Reino Unido suponen un 10 por ciento del total y generaron un volumen de ventas de 956 millones de euros en 2015, por lo que es necesario buscar soluciones para las empresas con negocios en ese país.

Hernández ha destacado que la región fue el año pasado la cuarta provincia de España que más exportó a Reino Unido, aunque las exportaciones a ese mercado han caído en el último trimestre de 2016 debido a la inestabilidad provocada por el Brexit.

Así, en el primer semestre del año las exportaciones murcianas a Reino Unido fueron de 504,13 millones de euros, un punto y medio por debajo del mismo periodo del año anterior, mientras que en los tres meses siguientes cayeron un 5,25 por ciento respecto a ese periodo de 2015.

Este comité de seguimiento, que ha celebrado hoy su primera reunión, se reunirá de forma periódica para elaborar un programa de actuaciones que minimice el posible efecto del Brexit en las empresas murcianas, ha explicado el consejero.

El comité está integrado, entre otros, por representantes de la Consejería de Desarrollo Económico y organismos como el Instituto de Fomento y el Instituto de Turismo y por otros agentes del ámbito económico y social de la Región, como la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales, las cámaras de Comercio de la Región, el Instituto de Comercio Exterior, la Autoridad Portuaria de Cartagena, la Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia o las asociaciones de exportadores Apoexpa y Proexport.

El comité impulsará también la puesta en marcha de un Observatorio de Seguimiento del Brexit, que se reunirá cada tres meses para analizar los informes realizados por cada una de las asociaciones afectadas y medir así su evolución y su posible impacto en el PIB regional.

Además, se elaborarán análisis DAFO sectoriales, se harán sesiones formativas, se buscarán mercados alternativos que den respuesta a una posible pérdida de cuota en el mercado británico y se intensificará la colaboración con otros foros similares a nivel nacional o internacional.