La Verdad

Murcia, 1 dic (EFE).- El Brexit y la salida del Reino Unido de la Unión Europea podría tener un impacto en el economía española de en torno al 0,4 por ciento del producto interior bruto (PIB), y en torno al 0,6 por ciento en el caso de la economía de la Región de Murcia.

Así lo ha indicado hoy el doctor en economía aplicada y socio responsable de estrategia energética e internacional de la auditora KPMG Antonio Hernández, quien ha ofrecido una conferencia sobre los retos y oportunidades que supondrá el Brexit para las empresas españolas en el marco de unas jornadas organizadas por el Instituto de Fomento (Info) de Murcia.

Hernández ha subrayado que la aprobación del Brexit ha abierto un periodo de incertidumbre política y económica sin precedentes y se desconoce la fecha exacta para la salida de la UE, cuánto tiempo se prolongarán las negociaciones, cuál será el escenario económico y comercial que resultará de esa nueva situación y cómo afectará tanto a la economía de ese país como a la española y europea.

Reino Unido es el cuarto destino de las exportaciones españolas, que en 2015 supusieron unos 18.000 millones de euros, el 7 por ciento del total de exportaciones, y unas 11.600 empresas españolas exportan a ese país, unas 6.500 de manera regular (el 32 por ciento), es decir, desde hace más de cuatro años.

Además, es el tercer mayor país inversor en España, con cifras de 38.000 millones de euros anuales, y el segundo destino de las inversiones españolas, con unos 62.000 millones de euros anuales, además del principal país emisor de turistas a España, con un 23 por ciento del total de visitantes extranjeros.

Asimismo, más de 250.000 británicos residen en España y son propietarios de unas 86.000 viviendas en nuestro país, mientras que en Reino Unido hay unos 100.000 españoles.

En la Región de Murcia esas cifras son todavía más abultadas, ya que el Reino Unido es el segundo destino para las exportaciones, que suponen un 40 por ciento del total, y de ellas, un 75 por ciento están relacionadas con el sector agroalimentario, y un 56 por ciento son exportaciones regulares.

Por eso, Hernández ha subrayado la importancia de que España participe en las negociaciones para las condiciones de futuros aranceles y ha destacado que el Brexit está causando ya efectos a pesar de que la separación no se ha producido aún.

Así, la libra se ha depreciado hasta un 18 por ciento en octubre (actualmente en torno al 10 por ciento), lo que supone un gran impacto para las exportaciones y genera inflación, dado que se importa más caro.

Esto supone encarecer las importaciones y también el turismo, a la vez que baja el gasto de los visitantes de ese país, la demanda de vivienda y las inversiones, puesto que les suponen mayores gastos.

No obstante, el experto ha apuntado que el Brexit puede suponer también oportunidades porque conllevará cambios fiscales y abaratará las inversiones españolas en ese país.

En su opinión, la clave para las empresas españolas ante esta nuevo escenario complejo será "la anticipación", por lo que ha recomendado analizar los riesgos, los impactos y las posibles oportunidades de negocio y no esperar a que concluyan las negociaciones para poder tomar medidas por adelantado y adaptarse a la nueva situación desde el primer momento.