La Verdad

Lorca, 30 nov (EFE).- Técnicos del Ayuntamiento de Lorca siguen realizando inspecciones periódicas a los edificios deshabitados o abandonados del casco histórico cuyo estado se vio agravado por los terremotos de hace cinco años para supervisar su evolución y evitar la posible caída de elementos inestables a la vía pública procedentes de tejados, cornisas o balcones.

El concejal de Casco Histórico, Francisco García, ha dicho que "la seguridad ha sido una prioridad" en ese sentido para el ayuntamiento, como acredita el hecho de que no se haya producido ningún accidente con heridos por esta causa en la zona vieja de la ciudad desde que ocurrieron los seísmos.

Sin embargo, no ha ocultado que en estos años "ha habido algún desprendimiento a la vía pública" por lo que, junto a las revisiones técnicas, "también hay que encomendarse a la suerte", ha opinado.

El edil ha resaltado que junto a los daños causados por los seísmos a las edificaciones antiguas, las dos variables que más inciden en su deterioro son las inclemencias meteorológicas y, sobre todo, el hecho de que sean viviendas deshabitadas.

"No estamos libres de que haya algún elemento más debilitado de lo que creemos y pueda caer a la vía pública", ha dicho García, que ha insistido en el rigor de las revisiones técnicas, un aspecto en el que también ha incidido hoy la concejala de Urbanismo, Saturnina Martínez.

Sobre el establecimiento de medidas de seguridad para prevenir accidentes, Martínez ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que acaten las indicaciones municipales al respecto.

Ha apelado a la colaboración ciudadana para respetar las prohibiciones de acceso establecidas mediante vallas o cinta policial en las inmediaciones de algunos edificios o calles, y ha resaltado que cuando la Policía Local determina que no se puede circular por algunos puntos "es por seguridad" y con el objetivo de evitar percances.