La Verdad

Murcia, 29 nov (EFE).- La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha confirmado la resolución de la Confederación Hidrográfica del Segura que en abril de 2013 impuso una multa de 2.000 euros al Ayuntamiento de Santomera por un vertido ilegal, infracción leve de la Ley de Aguas.

Tras ser sancionado por verter aguas de la depuradora "incumpliendo las condiciones de su autorización", en la apelación que no ha prosperado el consistorio alegó que se había vulnerado el principio de contradicción y que la infracción no estaba probada.

Expuso además que en este caso concurría la eximente de responsabilidad por la concurrencia de fuerza mayor.

Dice la sala como conclusión que "el ayuntamiento era titular de una autorización de vertido y en los controles efectuados se comprobó que se superaron los parámetros".

Y añade que en contra de lo sostenido por el consistorio, no se ha producido indefensión alguna, "dado que el vertido fue comprobado por agentes de la autoridad en el ejercicio de sus cargos, se comunicó la toma de muestras y las actas fueron extendidas en presencia de un representante de la corporación".