La Verdad

Murcia, 29 nov (EFE).- La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia de un Juzgado de lo Penal que, en febrero pasado, condenó a un hombre a tres meses de prisión y al pago de una multa de 540 euros a un hombre que ofreció a otro un contrato de trabajo en una empresa inexistente con la finalidad de que este consiguiera el permiso de residencia.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, señala que el Juzgado lo consideró autor de un delito de falsedad en documento oficial y que, al fijar la condena, tuvo en cuenta la atenuante de dilaciones indebidas como muy cualificada, ya que los hechos ocurrieron en el año 2009.

El relato de hechos probados recogidos por el juez, que ahora se ve respaldado por la Audiencia Provincial de Murcia al rechazar la apelación, señalaba que el acusado, nacido en Guinea, facilitó a otro extranjero, a cambio de un dinero, un contrato de trabajo.

Ese contrato fue extendido por una empresa que se decía tenía su sede en Cartagena, cuando, realmente, no existía.

El documento, que fue elaborado por el acusado o por otra persona a su instancia, fue aportado por el interesado en conseguir el permiso de residencia en la Oficina de Extranjería de Murcia.