La Verdad

Madrid, 29 nov (EFE).- El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ha asegurado hoy que "no se autorizó nada" bajo su responsabilidad, "ni se contrató nada" con las empresas relacionadas con el denominado "caso Púnica".

Sánchez se ha reunido hoy con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para tratar sobre diversas cuestiones relacionadas con la seguridad en su comunidad.

En rueda de prensa tras el encuentro, Sánchez ha respondido a las preguntas sobre su posible relación con algunas empresas de la Púnica y por el caso Auditorio de Puerto Lumbreras, por presunta malversación de fondos delitos de corrupción y tratos de favor, prevaricación, falsedad documental, fraude, malversación y administración desleal, mientras era alcalde de ese municipio hace diez años.

Respecto a la petición del fiscal de imputarle por el caso Auditorio, Sánchez ha dicho que "forma parte de la investigación" emprendida, que él desconoce por lo que hablar de ello es "poco prudente".

Ha insistido en que "no se hizo nada, ni se autorizó nada bajo mi responsabilidad" con las empresas de la Púnica y ha precisado que ha presentado 14 certificados oficiales de que "no se hizo nada" en ese sentido.

Preguntado por si dimitirá si es imputado, el presidente murciano ha señalado que si es llamado a declarar, colaborará e irá a declarar "que no hice nada", y ha declinado decir si dimitirá de su cargo si es citado.

Preguntado por una reunión con empresarios de la Púnica, con la que algunos le vinculan, Sánchez, que no ha desmentido ese encuentro, ha precisado que ha dicho en varias ocasiones que "durante un año, insistentemente, nos ofrecían y volvían a insistir en propuestas de trabajo".

En su opinión, a lo largo de un año y con esa insistencia en las propuestas "si quieres hacerlo hay tiempo suficiente como para hacerlo" y firmar esos contratos "y no se hizo".

"Recibimos y escuchamos -ha reconocido- de esas y otras empresas, pero al final lo que hay que juzgar son los hechos y los hechos son que no se hizo nada, como demuestran los certificados oficiales".

Sánchez ha precisado que "se insistió mucho y no se hizo, porque no había intención de hacerlo y nunca se quiso hacer" y ha apostillado que "nunca se firmó un contrato, ni se pagó una factura" con esas empresas.