La Verdad

Murcia, 29 nov (EFE).- El techo del baloncesto en España, el ruso Nikolay Rogozhkin, de 2,23 metros de estatura, es un joven pívot de 22 años que juega en el filial del Universidad Católica de Murcia CB y que sueña con "disputar la Euroliga e ir a la NBA", así como con ser internacional absoluto con su país.

El año en el que el equipo grana disputa la Eurocopa y que precisamente mañana miércoles recibirá en el Palacio de los Deportes a un equipo ruso como el Zenit de San Petesburgo, hay un chico en su segundo equipo de esa nacionalidad que aspira a hacer carrera en el mundo de la canasta.

Rogozhkin, nacido el 21 de diciembre de 1993 en Volvogrado, afronta su segunda campaña en la entidad y ya sabe lo que es entrenar con el primer equipo, aunque actualmente milita en el segundo conjunto del club, que compite en la Liga EBA.

El altísimo jugador, que ha sido internacional sub 20 con su país y alcanzó la cuarta posición en el Europeo de la categoría celebrado en Estonia en 2013 perdiendo el partido por la medalla de bronce precisamente ante España, se encuentra cedido en el UCAM CB por el Khimki.

"Firmé por tres temporadas y estoy en mi segundo año aquí. Ahora estoy más adaptado que al principio, pues ya conozco mejor el idioma y me siento mejor en la ciudad y con los compañeros, aunque todavía hay algunas cosas a las que me cuesta acostumbrarme", indica.

Rogozhkin está acostumbrado al frío y lo del calor murciano lo ha llevado peor.

"En Rusia te acostumbras a estar a 20 grados bajo cero y aquí hace mucho calor. De hecho tengo que ponerme mucho magnesio en las manos porque me sudan cuando entreno y se me escapa el balón", explica en una entrevista a EFE manejándose en un castellano básico, pero entendible.

Para un tipo tan alto vestirse y calzarse puede suponer un problema. "Aquí no encuentro ropa ni zapatos que me sirvan, algo que no me pasaba en mi país. De hecho tengo que comprar esos artículos por Internet", cuenta este mocetón de piernas interminables y que calza un 55 de pie.

El pívot, quien comenzó a practicar el baloncesto hace menos de cinco años y todavía está en plena fase de aprendizaje, quiere crear su propia trayectoria en España.

"Me gustaría seguir en este país y quiero seguir progresando. Tengo que mejorar el juego en el poste bajo y fortalecer mis piernas", reconoce un jugador que llama la atención a su paso -en Rusia también era el más alto de su generación- y que quiere consolidarse en la Liga EBA para luego dar un salto de calidad.

"Necesito trabajar mucho para poder jugar algún día en la Euroliga y en la NBA", apunta al aludir a sus sueños.

Otro es el de ser internacional absoluto con Rusia. "Ojalá llegue a conseguirlo tras haber estado en la sub 20", comenta Rogozhkin, quien se fija en Vítor Faverani, a quien tiene cerca en el UCAM CB; y en su compatriota Timoféi Mozgov, pívot de 2,16 que actualmente milita en los Lakers de Los Ángeles.

Del brasileño destaca que "es muy fuerte y bueno en la zona y también lanzando triples" y no pierde detalle al verlo sobre la pista. Su objetivo es algún día pisar las pistas de la NBA en las que Faverani jugó con los Celtics de Boston.