La Verdad

Lorca, 29 nov (EFE).- Las obras de remodelación integral de la avenida Juan Carlos I, de Lorca, la principal arteria de la ciudad, precisarán una inversión autonómica de 4,9 millones, comenzarán en enero y se prolongarán durante un año.

El proyecto, que incluirán intervenciones complementarias en 11 calles y plazas anexas, como la alameda de la Constitución y el Óvalo, ha sido presentado hoy por el consejero de Fomento, Pedro Rivera, y el alcalde, Francisco Jódar.

Ambos han coincidido en resaltar que supondrá un cambio radical que transformará por completo el centro de la ciudad con la eliminación de los aparcamientos en superficie y la pérdida de uno de sus tres carriles de circulación actuales.

Así se podrán ensanchar las aceras, que estarán situadas al mismo nivel de la calzada para que sean más accesibles y tendrán 2,5 metros de anchura y pavimento de granito de gran calidad.

La calzada será de asfalto fonoabsorbente para minimizar los ruidos y la velocidad de la circulación quedará limitada al máximo posible.

Se soterrarán los contenedores de basura y residuos, se instalarán 227 farolas con tecnología led en columnas de cuatro y 12 metros de altura que no harán necesaria iluminación extraordinaria para acontecimientos como la Semana Santa y se eliminarán los escalones de acceso a edificios y comercios.

La colocación de tribunas para los desfiles de la Semana Santa elimina la posibilidad de plantar arbolado, pero habrá grandes plataformas portátiles con 216 árboles y 516 arbustos que se retirarán para las procesiones y otros eventos.

Este sistema permitirá que la avenida "tenga el verde que nunca tuvo", ha dicho Jódar, que ha insistido en el carácter amable que se dará a la nueva vía, en la que "primará la persona sobre el tráfico" y en la que se potenciará la iluminación, el ornato y el mobiliario para estimular al máximo su perfil comercial.

Jódar ha resaltado que el proyecto es mucho más ambicioso, ya que incluye la construcción de dos nuevas rotondas en las intersecciones con la avenida de Santa Clara y la alameda Fajardo el Bravo para dar mayor fluidez y seguridad al tráfico.

La reforma "integral" de esta vía incluye una galería subterránea de servicios con canalizaciones de 25 kilómetros de longitud, que suma las redes de abastecimiento de agua, saneamiento, pluviales, telefonía, fibra óptica, gas y electricidad.

Las obras serán financiadas por el Gobierno de Murcia y comenzarán en una primera fase la segunda semana de enero en el tramo comprendido entre la avenida de santa Clara y el instituto de secundaria Ramón Arcas para no interferir en el desarrollo de las procesiones de la Semana Santa de 2017.

Las distintas fases se coordinarán con la Unión de Comerciantes para garantizar el acceso durante las obras a viviendas y comercios, ha dicho el alcalde, que ha añadido que la magnitud de las obras llevará aparejadas molestias que el consistorio intentará minimizar.

Los trabajos complementarios incluirán la mejora de la plaza del Óvalo, la remodelación de las calles Serrallo, Poeta Carlos Mellado, Floridablanca, José Espinosa Pomares, las plazas de Colón y Carruajes, la calle Periodista López Barnés y las alamedas de la Constitución, Ramón y Cajal y Menchirón.