La Verdad

Murcia, 29 nov (EFE).- El Universidad Católica de Murcia Club Baloncesto se enfrenta mañana al Zenit de San Petesburgo ruso, en un partido de la Eurocopa que encarará con el sinsabor que le dejó su última derrota en la Liga Endesa.

El encuentro, de la octava jornada en la segunda competición continental en importancia por detrás de la Euroliga, comenzará a las 18.30 horas en el Palacio de los Deportes y el rival será un potente Zenit al que el UCAM CB fue capaz de ganar en su cancha por 83-85 después de una prórroga.

Los granas, que han ganado cuatro de sus seis partidos en el torneo -sólo perdieron los dos frente al Bayern de Munich- y que vienen de perder el pasado miércoles precisamente ante el cuadro alemán en el Palacio por 79-90, están clasificados desde hace dos semanas para la segunda fase y su objetivo ahora se centra en llegar a ella lo más arriba posible dentro del grupo C, que lidera el Bayern.

El Zenit, por su parte, es cuarto con tres victorias y dos derrotas, con lo que el liderato está a tiro para los de Óscar Quintana.

"Es importante acabar arriba en el grupo para la siguiente fase y también para crecer como equipo quitándonos presión", ha dicho el técnico cántabro, quien tiene muy presente lo ocurrido el domingo contra el Obradoiro en la Liga.

El UCAM CB perdió con una canasta a falta de una décima para el final cuando ganaba por siete puntos (74-67) a falta de un minuto y dos segundos para la conclusión.

Los miembros de la plantilla a buen seguro que estarán afectados por ese cruel desenlace y por su marcha en la Liga, en la que los murcianos son decimoterceros con sólo tres triunfos en diez partidos, lejos del objetivo de la Copa del Rey y con los mismos encuentros perdidos que el Montakit Fuenlabrada, que ya está en zona de descenso.

"Hay que aprender la lección de que hasta el rabo todo es toro", ha dicho Quintana, quien espera que sus jugadores "saquen la rabia y la mala leche" y que "recuperen las buenas sensaciones y den un paso al frente, sobre todo desde el punto de vista mental".

Quintana, quien reclama "ser más contantes" ha elogiado al Zenit, del que ha destacado que "tiene más talento que el Bayern".

Para este choque la única baja obligada es la del pívot británico Ovie Soko, quien arrastra un esguince de tobillo.