La Verdad

Murcia, 29 nov (EFE).- Un empresario vecino de Cieza (Murcia) que hace ahora dos años denunció a un amigo de juventud por amenazas de muerte si no le entregaba 20.000 euros ha dicho hoy al declarar como testigo en el juicio que se desarrolla en la Audiencia Provincial que no quiere que el acusado vaya a prisión.

El denunciante, J.S., que ha declarado ante el jurado popular que juzga a Juan A., para quien la fiscal del caso pide 3 años de cárcel, ha manifestado que pese a las amenazas, nunca temió por su vida y que si al final lo denunció fue para que dejara de molestarlo a él y a su familia.

El testigo ha señalado que el acusado lo hacía responsable de su ingreso en prisión por un robo que se había cometido en su coche hace ahora más de veinte años y que le reclamaba la entrega del dinero como resarcimiento por los dos años pasados en prisión.

"Yo presenté la denuncia por el robo, pero sin señalar a persona alguna como autor del mismo, ya que lo desconocía, y si el Juzgado lo declaró culpable fue por la declaración de dos testigos, no por mí, que ni siquiera acudí al juicio".

Tanto el denunciante como su pareja, que también ha prestado declaración como testigo, han quitado importancia a lo ocurrido y han señalado que lo único que desean en vivir en paz, sin que guarden rencor alguno a Juan A.

Ambos han coincidido en manifestar que desde que se presentó denuncia contra el acusado este ha dejado de molestarlos.

El acusado, por su parte, ha declarado que nunca exigió dinero alguno a J.S., y que lo único que le pidió cuando lo invitó a una cita celebrada en una calle de Cieza fue que intentara reabrir el caso y que señalara al auténtico autor de la sustracción, ya que él no había sido.

Su pretensión era que la Justicia le abonara una indemnización por lo que consideraba un error judicial, al haber sido condenado por el robo sin haberlo cometido.

A lo largo de su declaración ha manifestado también que además de estos dos años por el robo ha cumplido otros diecisiete años de prisión por intentar acabar en la cárcel con la vida de presos etarras, motivo por el cual -ha añadido- se encuentra amenazado de muerte y durante un tiempo ha dispuesto de un servicio de escolta.

La vista, que se desarrolla en un juicio con jurado que preside el magistrado Abdón Díaz, continuará mañana.