La Verdad

Lorca, 19 oct (EFE).- Izquierda Unida-Verdes ha alertado hoy del grave proceso de despoblación de los núcleos rurales del norte de Lorca, que suman unas 3.000 personas y que habrían perdido un 11 por ciento de sus habitantes en los últimos cinco años, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Los ha citado hoy Gloria Martín, que tomará posesión de su acta como concejala de IU en el Ayuntamiento de Lorca en el pleno de octubre, en el defenderá una moción en la que su grupo municipal reclama un "plan de revitalización" específico para estas pedanías.

Para Martín, las causas del fenómeno demográfico que afecta a La Paca, Zarcilla de Ramos, Zarzadilla de Totana, Avilés, Coy, Doña Inés o La Parroquia, junto a varios parajes como El Rincón o Las Terreras, son el alto nivel de paro, la falta de servicios respecto al casco urbano, el injusto reparto del presupuesto municipal y la falta de recursos hídricos.

En su moción propone la elaboración de un plan específico de revitalización de las Tierras Altas de Lorca "que aborde, de una forma social, económica y medioambientalmente equilibrada, el desarrollo de esta comarca" natural.

Para ello requiere la creación de una Agencia de Desarrollo Local, ubicada en el territorio, que sea el ente administrativo de referencia encargado del desarrollo de ese programa y entre cuyas funciones estarían las de poner en marcha planes de asesoramiento, estudios de viabilidad, acciones formativas, gestión de ayudas económicas directas e indirectas y la captación de fondos y subvenciones públicas de carácter regional, estatal y europeo.

Martín ha celebrado iniciativas ciudadanas como la desempeñada por la Federación Espartaria, comprometida con la promoción del desarrollo económico y social de las pedanías altas y la reciente inclusión de esta asociación en el grupo de acción local 'Integral', sociedad para el desarrollo rural del noroeste de la Región.

Sin embargo, ha afirmado que este organismo lleva trabajando 21 años sin que haya generado inversiones de relevancia en la zona, para la que IU reclama un proyecto más ambicioso que cree tejido productivo capaz de transformar y comercializar la materia prima que genera, de crear empleo y fijar la población.