La Verdad

Totana, 19 oct (EFE).- Los alcaldes de Totana y Aledo descubrirán el domingo una lápida de honor sobre la fosa común del cementerio totanero en la que fueron enterrados los 11 republicanos fusilados de estos dos municipios durante la Guerra Civil, de cuyo ajusticiamiento hoy se cumplen 77 años.

El 19 de octubre de 1939 en la tapia del cementerio de Totana un pelotón de fusilamiento acabó con la vida de ocho vecinos de esta ciudad y de tres de la vecina localidad de Aledo, después de dos juicios militares sumarísimos, informa el partido Ganar Totana-Izquierda Unida, en un comunicado.

Se trató de "procesos injustos, sin capacidad de defensa y predeterminados a la represión de los vencidos, que encausaron a los 11 trabajadores, miembros defensores de la legalidad constitucional republicana hasta la pena de muerte".

Añade Ganar Totana que durante más de 70 años a los 11 fusilados se les conoció como "los desaparecidos de Totana", ya que la dictadura franquista impidió poner sus nombres sobre la fosa común en la que fueron enterrados.

Cuando el cementerio fue ampliado en 1971 los cadáveres de esa fosa común no fueron exhumados, sino que "se echó más tierra encima del enterramiento colectivo y se hicieron fosas encima" y solo la viuda de uno de los fusilados, Luisa Martínez Puente, compró una de ellas, en la que puso el nombre de su marido ajusticiado, Miguel Mula, el único de los represaliados con nombre en el camposanto.

El acto del domingo a mediodía pretende romper el olvido sobre los 11 republicanos fusilados, y en la convocatoria estarán presentes sus familiares y los regidores de las dos ciudades para rendirles homenaje con el descubrimiento de una lápida honorífica en su memoria.