La Verdad

Murcia, 19 oct (EFE).- El sargento de la Guardia Civil Juan Antonio L.Q., al que desde el pasado lunes se juzga en la Audiencia Provincial de Murcia ante un jurado popular, acusado de apropiarse de 13.380 euros incautados a un homicida, ha reiterado hoy su inocencia al hacer uso de su derecho a la última palabra.

Durante su intervención, a la que ha seguido la entrega del objeto del veredicto a los jurados, este suboficial ha insistido en que no se apoderó del dinero, sino que el mismo fue sustraído del cajón de su mesa donde lo había depositado.

Así mismo ha explicado que más de dos semanas después, tras haber efectuado un viaje a Barcelona para investigar hechos relacionados con el autor del doble homicidio al que había sido intervenida la citada suma, se encontró con que la misma había desaparecido.

Durante su alegato exculpatorio ha asegurado que cuando ocurrieron los hechos, en noviembre de 2011, no existían en la Comandancia de la Guardia Civil de Murcia el control de accesos que existe ahora hasta el punto de que, según él, a las oficinas podían acudir personal ajeno a las mismas sin ser acompañadas por agente alguno.

A lo largo de su intervención ha comentado que si no denunció en su momento la pérdida del dinero fue por temor a las consecuencias disciplinarias y penales que podían derivarse de ello.

También ha señalado que en la desaparición de los 13.380 euros no hubo "intención alguna" por su parte, y ha finalizado diciendo a los jurados que le quedan cinco años para pasar a la reserva.

Tras la intervención, el presidente del jurado, el magistrado Álvaro Castaño-Penalva, ha entregado el objeto del veredicto, tras lo cual, los integrantes de este han quedado incomunicados hasta que se pronuncien sobre la culpabilidad o inocencia del acusado.

La fiscal del caso ha reiterado su solicitud de condena de cinco años de prisión e inhabilitación absoluta para empleo o cargo público por tiempo de diez años, mientras que el defensor, Andrés Silvente, ha pedido la absolución.