La Verdad

Murcia, 19 oct (EFE).- La Federación de Fútbol de la Región de Murcia (FFRM) dotará de 300 nuevos desfibriladores a campos y pabellones deportivos después de haber firmado un acuerdo con la marca Philips, lo que hará que 80.000 usuarios de estas instalaciones estén "cardioprotegidas" enla Comunidad Autónoma gracias a una inversión que supera los 600.000 euros.

Así se ha dicho antes de la firma de este convenio, que ha tenido lugar en el hotel Nelva de Murcia, en un acto en el que han estado presentes el presidente de la FFRM, José Miguel Monje; y la representante de Philips, Jackie Gubbioli, quienes han ofrecido una rueda de prensa junto al director general de Deportes de la Comunidad Autónoma, Alonso Gómez; y el presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de la Región (UFDRM), José María López Gullón.

Previamente se ha emitido un vídeo en el que contaban su experiencia el futbolista Rafael Lorente, quien salvó la vida la pasada temporada gracias a que fue atendido con un desfibrilador durante un partido que disputaba con su equipo, el Club Deportivo Algar; y el árbitro de fútbol base Pablo Sabater, quien auxilió también con éxito a un menor utilizando este aparato de reanimación cardiorrespiratoria.

Tanto el jugador como el colegiado, presentes en la sala, han valorado la importancia de contar con esta herramienta.

A continuación José Miguel Monje ha informado de que "todo el beneficio de la Federación durante cuatro años irá destinado a adquirir desfibriladores, para lo cual se ha hecho una inversión de más de 600.000 euros" y ha indicado que el acuerdo con Philips, que ha rebajado el precio de estos aparatos que cuestan entre 1.700 y 1.800 euros cada uno, conlleva que la Liga de Preferente Autonómica pase a denominarse Liga Philips y que las selecciones territoriales lleven la publicidad de esta empresa en sus camisetas.

"De esta medida se beneficiarán 80.000 personas, que estarán cardioprotegidas en instalaciones que serán utilizadas por deportistas de 18 disciplinas, pues los pabellones no sólo son empleados por nuestra federación", ha comentado Monje, quien ha añadido que se incidirá en la formación de entrenadores y árbitros para el buen uso de los disfibriladores, para lo cual se pretende firmar un convenio con la compañía Mapfre.

Monje, quien ha explicado que en recintos grandes, como el estadio Nueva Condomina, serían necesarios al menos tres aparatos de reanimación cardiorrespiratoria, ha manifestado que "es preferible adquirir algo de deuda si es para estar preparados para salvar vidas de deportistas y usuarios" y ha revelado que la FFRM tiene un presupuesto anual de 4,2 millones de euros y el 85% del mismo procede de fondos propios. "Esta Federación está saneada y funciona como una empresa", ha dicho.

Por su parte, Jackie Gubbioli ha celebrado con "gran satisfacción" la línea de colaboración establecida y ha apuntado que la medida de la FFRM es "pionera", al tiempo que ha recalcado la importancia de trabajar en "la concienciación social" en España, "un país que en este sentido está por detrás de otros".

"En muchas instalaciones, incluidos los colegios, tendría que haber tantos desfibriladores como extintores, pues en muchos casos serán más necesarios y hay mucho trabajo por hacer", ha manifestado.

En esa línea se han expresado también Alonso Gómez y José María López Gullón, quien ha apuntado el dato de que en la Región hay operativos en espacios públicos 191 aparatos de este tipo y unas mil personas están formadas específicamente para su utilización.