La Verdad

Murcia, 18 oct (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha respaldado la resolución de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) que denegó el permiso a un vecino de Abanilla para reconstruir un camino destruido por una riada porque cruza el río Chícamo y es un peligro su uso como vía de paso.

La sentencia de la Sala de lo Contencioso indica que los vecinos afectados utilizaban el camino para acceder a sus propiedades aprovechando que el río está generalmente seco.

El organismo regulador de la cuenca expuso que debía buscarse un trazado alternativo que no interfiriera de manera directa sobre el dominio público hidráulico del río.

En su apelación, el demandante reiteró su petición de reconstruir el camino de acuerdo con las condiciones recogidas en un informe redactado por la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno autonómico solicitado por el Ayuntamiento de Abanilla.

Afirma la Sala que la CHS, al oponerse a la estimación del recurso, señaló que la existencia de ese camino supone un riesgo para quienes transitan por él, porque los episodios de lluvias torrenciales como las que produjeron su destrucción se repetirán en el futuro.

Y añade que el hecho de que tradicionalmente se hubiera consentido el paso de vehículos por él no supone que se autorice su reconstrucción, ante el riesgo que entraña su paso por el lecho del río.