La Verdad

Murcia, 18 oct (EFE).- La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha desestimado el recurso que una empresa de reciclados presentó contra la sentencia de un juzgado que declaró improcedente el despido de un transportista porque no fue clara al ordenar su traslado a una población valenciana.

La sentencia señala que la empresa indicó al demandante que a partir de una fecha determinada debía incorporarse a su nuevo destino, pero pese a ello a partir del día anunciado continuó encargándole actividades dentro de la región de Murcia.

En la sentencia que ahora se ve ratificada, el juzgado declaró probado igualmente que aunque no se revocó expresamente la orden de traslado, a lo largo de caso un mes se le entregaron rutas para efectuar trabajos en Murcia.

Exponía también que el camión que habitualmente utilizaba el demandante tampoco se desplazó de forma permanente a Valencia.

Una vez producido el despido, el juez lo declaró improcedente y condenó a la empresa a la readmisión del trabajador o a indemnizarlo con 34.200 euros.

Al desestimar la apelación planteada por la empresa, la sala dice que "no cabe aplicar la máxima sanción laboral ante una situación impregnada de ambigüedad en la que la empresa no evidencia una clara voluntad respecto del traslado".