La Verdad

París, 24 oct (EFE).- La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) demandó hoy a la justicia francesa que intervenga la investigación en el caso de dos ciudadanos franco-sirios, detenidos en Siria desde 2013, sin un proceso judicial en su contra.

Durante una conferencia en su sede en París, la FIDH expuso el caso de Mazzen Dabbagh y su hijo, Patrick, y solicitó que sea la unidad especial de crímenes humanitarios y de guerra del Tribunal de Gran Instancia de París a que intervenga para forzar al gobierno sirio de Bachar al Assad a liberar a ambas víctimas.

La petición partió del hermano y tío de las víctimas, Obeida Dabbagh, y recibió el respaldo tanto de la FIDH como de la Liga de Derechos del Hombre (LDH).

"Yo espero que todos los responsables sean detenidos y que paguen todo el mal que han hecho a mi hermano y mi sobrino", expresó Obeida a la prensa.

Patrick, de 20 años, cursaba su segundo año de Psicología en la Universidad de Damasco, cuando fue arrestado en su hogar el 3 de noviembre de 2013 por cinco hombres que dijeron pertenecer a los servicios de inteligencia de las fuerzas aéreas sirias.

Un día después, fue arrestado su padre, de 57 años, quien trabajaba como asesor educativo en la Escuela Francesa de Damasco y a quien las autoridades sirias acusaron de "no criar correctamente a su hijo", de acuerdo con el comunicado de la organización.

Según la información de la FIDH -que agrupa a 184 organizaciones nacionales de derechos humanos de 112 países-, padre e hijo fueron internados en la prisión Mezzeh, dirigida por las fuerzas armadas sirias, a las afueras de la capital.

La "doble nacionalidad" de Mazzen y Patrick permitirá a las autoridades francesas abrir un expediente de investigación, explicó a Efe la abogada de la FIDH, Clémence Bectarte.

"Hay dos víctimas directas -detalló la experta legal- que tienen la nacionalidad francesa y el hermano y tío de ellas también tiene la nacionalidad francesa y eso va a permitir que la jurisdicción francesa se declare competente para abrir una investigación", alegó.

Por su parte, Patrick Baudouin, presidente de la FIDH, sostuvo que este proceso es "la única forma de demostrar cuán seria es Francia en la lucha contra la impunidad y los crímenes en Siria", país golpeado por una cruenta guerra civil que estalló en 2011.

"Hay cientos de miles de familias que están en las mismas circunstancias que la familia Dabbagh; este es el primer paso para lograr justicia en Siria y cientos de casos en Europa", recalcó finalmente, Mazen Darwish, presidente del centro sirio para los medios y la libertad de prensa, y antiguo preso en las cárceles sirias.