laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 7 / 26 || Mañana 5 / 24 |
más información sobre el tiempo
Agencias
Estás en: > > >

CHG dice que el agua circulante en el Guadiana provoca la aparición de "ojos"

ÚLTIMAS NOTICIAS DE Castilla La Mancha 19:06

CHG dice que el agua circulante en el Guadiana provoca la aparición de "ojos"

Ciudad Real, 28 ene (EFE).- La circulación del agua superficial a través del material permeable del río Guadiana y los niveles freáticos del acuífero 23 en esta época son la causa de la aparición de los denominados cuerpos de agua o "nuevos ojos" que aparecieron en diciembre en el cauce del río en Ciudad Real.
Un estudio de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha puesto de manifiesto que la aparición de este hecho no tiene relación alguna con el fenómeno natural que se producía en los Ojos del Guadiana, donde el agua del Acuífero 23 manaba de forma natural a través de conocidos rebosaderos que daban origen al río Guadiana, el cual, tras nacer aguas arriba de Las Lagunas de Ruidera, acaba circulando bajo tierra.
Según informó hoy la CHG, durante el mes de diciembre de 2010 se observó la aparición en la zona próxima al Molino de Griñón, junto al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real), de una serie de pequeños encharcamientos o acumulaciones de agua en depresiones y zonas topográficamente más bajas del lecho del río Guadiana, que algunas personas consideraron que se trataba de rebosaderos naturales.
Estos cuerpos de agua conocidos como "nuevos ojos" fueron estudiados por personal especializado del Servicio de Aguas Subterráneas de la CHG, para tratar de determinar su origen y establecer su posible relación con ascensos de las aguas subterráneas o con el curso de agua superficial del propio río Guadiana.
La campaña de investigación determinó el esquema de funcionamiento hidrogeológico, que establece que el nivel de agua de los "nuevos ojos" se corresponde con el nivel del agua en el río Guadiana y con el nivel freático medido en los diferentes pozos y sondeos próximos, como así lo atestigua la investigación realizada.
El comportamiento del río Guadiana en esta zona es la típica de un río influente o "perdedor", es decir, que el río cede agua por infiltración al acuífero sobre el que se sitúa, recargándolo y provocando ascensos de su nivel freático.
Los materiales que forman el lecho del río y que constituyen la base sobre la que circula el río Guadiana presentan altas permeabilidades y permiten una circulación de agua bajo la superficie del terreno.
Es lo que se conoce como circulación hipodérmica, agua superficial circulando a través del terreno a profundidades muy someras y más asociadas a aguas superficiales que a subterráneas.
Por lo tanto, la circulación del agua superficial a través del material permeable que forma el aluvial y lecho del río Guadiana, junto con la posición somera de los niveles freáticos del acuífero en esta época, parece ser la causa de la aparición de los cuerpos de agua o "nuevos ojos" en depresiones y zonas topográficamente más bajas del cauce del río.
Esta circunstancia, junto con una posición de niveles muy alta de aguas subterráneas, motivado por las últimas lluvias, explica la aparición de surgencias de agua en depresiones del lecho del río a distancias variables del frente fluvial del río Guadiana, que posteriormente fueron incorporados al propio río tras su avance.
Asimismo esta situación se enmarca en un contexto de intensas precipitaciones producidas durante los meses de noviembre y diciembre de 2010 sobre la cuenca alta del río Guadiana en general, por lo que parece tratarse más de una respuesta puntual del medio debido a un balance hídrico favorable, que de una situación duradera a largo plazo.
Estos "nuevos ojos", localizados en las proximidades del Molino de Griñón, se encuentran a unos 10 kilómetros de los conocidos "Ojos del Guadiana" que dependen básicamente de la recuperación del acuífero y que en los últimos 15 meses podrían haber recuperado unos 1.500 hectómetros cúbicos. EFE